fbpx
México

Revelan más detalles sobre el Caníbal de Atizapán en documental

Testigos afirmaron que el asesino es fanático de las películas sobre Hannibal Lecter y poseía numerosos libros sobre anatomía


Ayer se transmitió el tercer capítulo del documental que narra el caso de Andrés Filomeno Mendoza Celis, conocido como el “Caníbal de Atizapán”, y en el que se revelaron nuevos detalles del criminal, tales como su afición a las películas de terror y que llegó a cocinar a sus víctimas y regaló la comida a sus conocidos.

La serie documental Caníbal, Indignación Total, producida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), emitió su tercer episodio en algunos canales de televisión abierta y restringida, y con el que contó con la participación de personas que estuvieron involucradas en el proceso de investigación de los hechos.

Una de ellas, Jonathan González, miembro del Cuerpo de Bomberos de Atizapán, narró que, al momento de arribar al domicilio del conocido asesino serial, se percibía un “ambiente tétrico” y que se encontraron una escena “fétida y sucia”.

El bombero relató que la casa tenía un aspecto descuidado “a pesar de que vivía mucha gente ahí, desde los patios hasta los cuartos; en esa casa encontramos trastes sucios, ropa de mujer, de niño, un colchón que ni cobijas tenía”.

Conforme fueron ahondando en más detalles de la personalidad del criminal, González dijo que, en la habitación en donde supuestamente asesinaban a las víctimas se encontró una colección de películas de terror sobre el personaje de Hannibal Lecter, personificado por el actor Anthony Hopkins.

Además, refirió que Mendoza Celis tenía un “diario” en la que escribía los nombres de las personas que asesinaba y que poseía numerosos libros de anatomía, por lo que, aunado a su experiencia previa como carnicero y que realizaba investigaciones constantes, “eso explica sus cortes perfectos”.

Por otro lado, la periodista Gabriela Warkentin fue la encargada de revelar otro de los detalles ocultos del “Caníbal de Atizapán”, y es que, de acuerdo con la investigación, el asesino llegó a regalar comida hecha con la carne de sus víctimas a sus conocidos y vecinos.

En sí, Warkentin comentó que, incluso, a los mismos policías de Atizapán les llegó a proporcionar alimentos, y les decía que era hecha con carne de jabalí traída desde Oaxaca, mientras que, al ir con sus parientes en la citada entidad, les revelaba que la comida tenía carne de cerdo que le “regalaban en Estado de México”.

El caso de Andrés Filomeno Mendoza se hizo notorio el año pasado cuando en su domicilio fueron localizados diversos restos humanos desmembrados y enterrados bajo el suelo en una habitación subterránea, y que, de acuerdo con la fiscalía mexiquense, hasta el momento se han recolectado más de 4 mil 600 restos óseos, pertenecientes a 17 mujeres y dos hombres.

Redacción web

Nota relacionada: ¿Cómo detuvieron al ‘Caníbal de Atizapán’?

Noticias relacionadas

Back to top button