fbpx
LaRedTicket

Smartphone del futuro

El Galaxy Z Flip, de Samsung, baja el precio de entrada a la tecnología de un smartphone plegable, pero todavía tiene áreas de mejora.

Una pantalla de cristal flexible de 6.7 pulgadas es la apuesta de Samsung con el Galaxy Z Flip, el segundo teléfono plegable de la empresa tras el Galaxy Fold del año pasado, aunque con una gran diferencia en diseño y en precio: de 48 mil pesos a 33 mil, del Galaxy Z Flip.

Samsung Galaxy Z Flip

El Galaxy Z Flip cuesta 15 mil pesos menos que el Galaxy Fold, lo que abre la puerta a que esta tecnología flexible comience a ser cada vez más asequible; sin embargo, aún hay características y funciones que podrían mejorar.

De un vistazo

Pantalla: 6.7 pulgadas Foldable Dynamic AMOLED + 1.1 pulgadas pantalla externa

Cámara: 12 MP f/1.8 + 12 MP f/2.2 gran angular

Batería: 3 mil 300 mAh

Cámara frontal: 10 MP f/2.4

RAM: 8 GB

Almacenamiento interno: 256 GB

Procesador: Qualcomm Snapdragon 855+

Protección contra el agua o polvo: no

Una nueva experiencia

El Galaxy Z Flip de Samsung es el primer teléfono plegable que pruebo y que realmente quiero seguir usando. Al colocarle mi chip, descargar mis aplicaciones y ponerle mi música, me sentí extrañamente de vuelta en 2004, usando alguno de los flip-phones que abundaban en la época, aunque esta vez, con uno moderno y marcando la línea de cómo podrían ser los teléfonos del futuro cercano.

Su pantalla de 6.7 pulgadas está angosta y alargada, lo que conlleva ventajas y desventajas. Entre las ventajas están que se puede manejar con una sola mano y que, al dividir la pantalla entre dos aplicaciones, se reparten el espacio cómodamente. La desventaja es que el teclado queda un poco angosto en comparación con teléfonos más anchos y que toma un rato acostumbrarse.

Samsung mejoró la bisagra que permite que el teléfono se doble, pero al extenderlo la pantalla no es completamente lisa y se siente en el centro una especie de irregularidad. Es normal y terminé por acostumbrarme, aunque el ideal de la industria es que esto desaparezca en modelos futuros de teléfonos plegables. Al menos, no interfiere en el funcionamiento ni en su resolución, que se ve tan bien como cualquier teléfono de gama alta de Samsung.

Selfies: Normal vs enfoque dinámico

En la pantalla también se encuentra un pequeño agujero donde se ubica su cámara frontal, de 10 MP. Los resultados fotográficos son tan buenos como en cualquier gama alta de Samsung, incluso con el modo retrato activado, que la empresa llama Enfoque Dinámico.

Gran angular vs lente normal

El modo Nocturno tarda unos segundos en tomar la foto, pero puede hacer que se vean incluso las estrellas.

La cámara trasera doble del Galaxy Z Flip cumple y está a la altura de sus dos lentes de 12 MP, incluyendo uno de gran angular. Sin embargo, se queda corta si se le compara con la de cualquiera de la gama Galaxy S20, que destacó este año por el énfasis en su zoom.

Pantalla externa, batería y seguridad

Mientras el Moto RAZR, de Motorola, incluyó una pantalla externa de 2.7 pulgadas para interactuar con notificaciones y apps sin abrir el teléfono, el Samsung Galaxy Z Flip solo tiene un panel pequeño de 1.1 pulgadas para esta función.

Sin embargo, funciona muy bien para responder o colgar llamadas entrantes, cambiar y pausar canciones en reproducción y ver de qué apps tienes notificaciones, aunque sin poder leerlas.

La batería de 3 mil 300 mAh, por su parte, me rindió todo el día, aunque sin un uso excesivo. La carga en su puerto USB-C es rápida y aunque también admite carga inalámbrica, el teléfono se calienta demasiado, lo que no me dio confianza.

Por último, el desbloqueo con huella digital en uno de sus costados funciona rápido y es lo más cómodo dado el diseño del equipo. Me queda la duda, sin embargo, si un futuro smartphone flexible de Samsung ya tendrá desbloqueo con huella digital en la pantalla.

 

Lo mejor

Su diseño. El Galaxy Z Flip dio un salto gigante respecto al Galaxy Fold y ahora hace más sentido como propuesta de teléfono flexible que sí puedes usar en tu día a día. Al doblarse, lo pude guardar incluso en la bolsa de mi camisa y fue un dispositivo fácil de usar, hasta con una mano. Si el futuro de Samsung en cuanto a telefonía plegable se mantiene en esta ruta, ya me veo en un par de años adoptando esta propuesta.

 

Lo peor

El Galaxy Z Flip sigue siendo un teléfono muy delicado que hay que cuidar al extremo. Aunque su pantalla sea de cristal, se raya igual de fácil que el plástico; aunque tenga un diseño más portátil, sigue siendo vulnerable al agua y polvo. Y aunque gastes 33 mil pesos en él, no hay garantía de que te vaya a durar muchos años, si bien, Samsung ofrece un cambio de pantalla gratis si se daña.

 

Conclusión

Es difícil saber si el Galaxy Z Flip es el mejor teléfono plegable de los que hay en el mercado, a falta de pruebas más amplias en los de Huawei, Xiaomi o Motorola. Pero al menos, sí es el mejor móvil flexible que ha creado Samsung, con una propuesta portátil, pero también potente, que es un ejemplo palpable de cómo mejoró esta tecnología en solo un año.

Pero, para el consumidor promedio, lo mejor es esperar un par de años a que la industria abarate este tipo de dispositivos mientras mejora el resto de características, empezando por su resistencia.

 

Calificación

3.5 estrellas

Samsung Galaxy Z Flip

$33,000 en línea

 

José Luis Adriano I Agencia Reforma

Noticias relacionadas

Back to top button