fbpx
Politic's

Conoce a Naty Castrejón

En exclusiva entrevista, Natividad Castrejón habló sobre su trayectoria, su pasión por la política y la educación


¿Quién es Naty Castrejón?
Naty Castrejón, psicólogo, psicoterapeuta, empresario, político, esposo de Vicky y padre de cuatro extraordinarias hijas, es amigo leal, que disfruta el tiempo y la compañía de sus seres amados. Un hombre al que le apasiona el servicio público, el activismo y la contribución social. En estos momentos nos comparte que se siente pleno, lleno de energía vital y preparado para enfrentar con madurez los retos que la vida le presente, siempre buscando promover el potencial humano de las otras personas.

¿Cómo fue tu infancia?
Llena de juegos, alegría, bullicio, tareas domésticas; estoy lleno de recuerdos agradables junto a mi familia, crecí rodeado de primos, de hermanos, de rodillas raspadas, de juegos en el patio y de algunos jalones de orejas.

¿Qué opinión tienes de la evolución del papel de la mujer en la actualidad?

Sin duda alguna, ellas han transitado toda una circunstancia histórica de opresión, patriarcado, sometimiento y discriminación. Por siglos fueron excluidas de muchas posibilidades solo por cuestiones de género. Han dado grandes luchas y no se les ha regalado nada, lo que hoy están logrando lo han conquistado ellas mismas.

Deseo un mundo donde la equidad, la paridad, la igualdad sustantiva sea una realidad para cada una de ellas. Por fortuna he compartido espacios de mi vida con mujeres brillantes, solidarias, combativas, que van por la vida exigiendo un trato digno y respetuoso, que no se tragan el cuento de que calladitas se ven más bonitas.

Tuve una madre de carácter fuerte que me enseñó a hacerle frente a los problemas de la vida, una pareja que ha sido mi compañera existencial, cuatro hijas maravillosas abriendo su propio camino, cinco hermanas y muchas cuñadas, sobrinas, etcétera, y entre todas me han educado un poco y me han regalado muchos instantes de felicidad.

Como doctor en Desarrollo del potencial Humano ¿Cómo piensas que se podría incidir en la educación de los hidalguenses?

La educación es la base para formar personas sanas que se desarrollen en todas las áreas de su existencia, que alcancen una ética posconvencional, que aprendan a ser útiles para sí mismas y para su grupo social. También nos ayuda a desarrollar competencias científicas y técnicas que nos permitan obtener una vida profesional exitosa y productiva. Económicamente, un país mejora cuando su población aumenta sus competencias profesionales y mejora la calidad de vida de sus habitantes.

La tolerancia cultural, el aumento tecnológico y la mejora en la salud de las personas, son algunas áreas que también se ven beneficiadas por la educación.

Planes educativos con enfoque en desarrollo humano, inteligencia emocional, no solo para niñas y niños, también para padres y madres de familia, estilos de crianza, apego positivo, juego libre. La UNESCO, una de las principales organizaciones encargadas de este tema, publicó: “Education transforms lives”, una investigación de campo basada en los datos estadísticos sobre la situación económica, social y cultural de varios países en el mundo debido a su bajo nivel de educación, creo que ese puede ser un punto de partida.

¿Quién consideras que es tu mayor ejemplo a seguir? y ¿porqué?

Vaya que es una pregunta difícil, porque tengo muchos ejemplos a seguir, pero sin duda mi padre fue uno muy grande. Mi padre me enseñó el significado de trabajo duro, de perseverancia, pero sobre todo de resiliencia, de compromiso, de amor filial; mi padre fue un maestro albañil, en los tiempos en que no había arquitectos, los albañiles hacían calles, casas, obras, iglesias y hasta cementerios.

Mi padre tuvo una infancia llena de carencias, huérfano temprano, hombre de grandes silencios, que siempre buscó espacio para jugar con sus hijos, responsable, siempre atento a que nunca faltara la comida en casa.

Otra figura relevante de mi adolescencia fue mi maestro de sexto grado de primaria, el religioso Ernesto Montañez Cendejas; dejó en mí una profunda huella que marcó mi decisión de dedicar gran parte de mi vida al trabajo educativo con una visión amorosa.

¿Porqué empieza tu interés por la política?

Asistí al aspirantado en Michoacán, ahí conocí la necesidad de primera mano y el concepto de conciencia social. En mi adolescencia atravesaba por un momento de transición donde pasé del “solo me importo yo”, a notar las carencias de la gente y darme cuenta que hay una realidad triste, donde si no nos ayudamos entre nosotros, ¿Qué va pasar?

Debemos tendernos la mano todo el tiempo, hacer lazos de unidad, alianzas de apoyo, solidaridad, poniendo en práctica todos los valores que hoy en día están desapareciendo. Las libertades personales y el respeto a los derechos humanos son ejes principales en los que he enfocado mi participación en la política.

¿Qué mensaje le quieres dar a los jóvenes hidalguenses?

Que confíen en ellos mismos, que encaren sus desafíos con todos sus recursos, que, aunque en algunos momentos piensen que no pueden, nunca dejen de intentar construir sus sueños y proyectos. Que hagan lo que en realidad sienten que deben hacer, que encuentren una pasión y vayan por ella.

En mi experiencia personal, siento que, si yo no me hubiera ido a probar suerte en otros horizontes, si no hubiera vivido algunas decepciones, tropiezos, fracasos, no sería la persona que ahora soy.

Noticias relacionadas

Back to top button