Plaza Sésamo
Plaza Sésamo

Plaza Sésamo sigue sin perder la vigencia

Generaciones enteras de niños en todo el mundo han crecido aprendiendo el abecedario y los buenos modales con las marionetas entrañables de Plaza Sésamo, el célebre programa televisivo que a sus 50 años disfruta una popularidad  a prueba de todo.

Para el aniversario, el show fue investido con los mayores honores de la cultura estadunidense: el prestigioso Kennedy Center lo elevó al salón de la fama de los grandes artistas del país en una ceremonia en Washington.

Desde su debut en noviembre de 1969, Sesame Street (Calle Sésamo, según su nombre en inglés), ha sido difundido o adaptado en más de 150 países y múltiples idiomas.

Pero el mensaje, que, se estima, 86 millones de niños estadunidenses han asimilado a lo largo de las décadas, es el mismo: la importancia de la educación, la inclusión, la aceptación y la bondad.

Las aventuras de Beto, Ernesto y Elmo acumulan 189 Emmys, la gloria de la televisión estadunidense. Su éxito puede explicarse en dos palabras: instrucción gratuita. Sesame Street es el vástago de dos productores que buscaban usar la televisión para transmitir valores educativos básicos a los niños a través de una cautivante mezcla de actuación, canciones, títeres y risa.

“Comprendieron cómo usar la estética y estilo de la publicidad televisiva para otro propósito. Se dieron cuenta de que, si en 30 segundos puedes vender pasta dental o gaseosas, ¿por qué no enseñar a contar, el abecedario, la decencia y los buenos modales?”, dijo a la AFP Robert Thompson, profesor de televisión y medios en la universidad de Syracuse, especialista en la cultura popular estadunidense.

“Era una escuela muy entretenida, pero una escuela al fin”, añadió.

A través de su difusión por la cadena pública PBS, una de las pocas en esa época a ser gratuita, por lo que la serie pudo llegar a niños de todos los estratos, y eso ayudó mucho a impulsar su popularidad.

“Sesame Street iba dirigido a un público que no tenía necesariamente los medios para acceder a otras formas de enseñanza”, recuerda Thompson.

Y añade: “Había inmigrantes, hispanoparlantes y personas de color”, un remanso de diversidad inédito en los años 70 en los medios estadunidenses.

 

Plaza Sésamo alrededor del mundo

Poco a poco, el programa, una especie de utopía estadunidense “ingenuamente buena y feliz”, como la describe Robert Thompson, se exporta a todo el mundo y cada país o región hace sus propias adaptaciones o una traducción de la versión original.

A América Latina llegó en 1972, empezando por México, con una adaptación de mitad del material original estadunidense y la otra mitad de contenido creado localmente.

Así nació el perico verde Abelardo, primo mexicano de Big Bird, el pajarraco amarillo de la versión estadunidense. En España se bautizó como Barrio Sésamo.

En los 80, al presentar un programa de intercambio cultural con la Unión Soviética, el presidente Ronald Reagan deseó que los pequeños soviéticos siguieran a las entrañables marionetas nacidas de la imaginación de Jim Henson, padre también del programa de humor El show de los Muppets.

En Sudáfrica, el show presentó un personaje con sida, otro promoviendo los derechos de las niñas en Afganistán, o abogando por la paz en Palestina.

En Estados Unidos, desde primeras damas hasta actores, estrellas de pop o superatletas han entrado en esta calle inspirada en uno de los cuentos de Las mil y unas noches: el uso de la frase “¡Ábrete Sésamo!” como fórmula mágica para entrar en un mundo de aventura.

Para luchar contra la obesidad en Estados Unidos, Michelle Obama apareció en anuncios con el personaje de Big Bird, cuyo icónico marionetista, Caroll Spinney, murió este domingo a los 85 años tras luchar durante años contra un trastorno neurológico llamado distonía.

Y en 2012, durante su campaña de reelección, Barack Obama también se alió con el héroe con plumas para defender una causa nacional: el Servicio de Emisión Pública (PBS, Public Broadcasting Service), cuyas subvenciones federales quería cortar su rival republicano Mitt Romney.

Más allá de la nostalgia de los adultos que crecieron mirándolo por televisión, el éxito de la serie se explica por su capacidad para adaptarse, abordando las temáticas que se van presentando a través de los años.

El monstruo Comegalletas (Cookie Monster en inglés), por ejemplo, cambió a hábitos

más saludables.

¿Hasta cuándo podrá mantenerse la emisión? La pregunta es válida en tiempos del declive de la televisión y auge de las redes sociales e internet, con Youtube a la cabeza.

Pero los valores promovidos por Elmo y sus amigos de Plaza Sésamo “jamás serán anticuados”, predijo Thompson.

 

De luto

Carol Spinney, el titiritero detrás de los personajes de Big Bird y Oscar, El gruñón en Plaza Sésamo, falleció a los 85 años en su casa, ubicada en Connecticut.

Sesame Workshop dio a conocer el fallecimiento de Spinney, quien padecía de distonía, una enfermedad que ocasiona contracciones musculares involuntarias con movimientos repetitivos o de torsión.

Spinney operó a los dos muppets principales desde su inicio en 1969, cuando tenía 36 años, y los interpretó casi de manera exclusiva hasta los 80 años, en el programa de televisión para niños.

 

AFP | Washington

También te puede interesar: Permanece en la cima

Te puede interesar:

¡Me vale madres todo!: Álex Lora

Inspirado por un mundo que siempre se transforma, Alex Lora no deja de componer canciones …