fbpx
PopcornTicket

La escuela no es lo suyo


Aquella ominosa sentencia de que si alguien no estudia no será nadie en la vida, es constantemente refutada en Hollywood.  Porque si bien hay muchos ejemplos de celebridades que cuentan con títulos universitarios porque están conscientes de la inestabilidad que suele estar asociada con la actuación, lo cierto es que la gran mayoría abandonaron sus estudios académicos en aras de su vocación artística.

 

Jennifer Lawrence

La ganadora del Premio de la Academia no cree que tener un diploma sea necesario para triunfar en la vida. “Dejé la escuela en la secundaria, pero soy autodidacta. No lamento mi decisión. Quería forjar mi propio camino y cuando descubrí mi vocación, no quería que nada interfiriera”, dijo la actriz al programa 60 Minutos.

Daniel Radcliffe

Lo vimos graduarse de Hogwarts como Harry Potter, pero en la vida real, el británico no terminó su educación media superior. “Me siento muy seguro en el plano intelectual. Y sé que, de haber seguido en la escuela, no sería así, ya que antes de Harry Potter dos maestros habían destruido mi confianza”, dijo a la revista Parade.

Jessica Chastain

A la actriz le preocupaba dar mal ejemplo, por eso, durante años mantuvo en secreto que no se graduó de la preparatoria. “No era muy aplicada, era una alumna terrible, me salía de la escuela y me sentaba en el auto a leer a Shakespeare”, contó a Entertainment Weekly. Ya de adulta consiguió su diploma de educación media.

Al Pacino

Un Oscar, cinco Globos de Oro, dos Emmy y decenas de premios más dan fe de su vocación histriónica, por lo que el hecho de que no tenga un certificado académico pasa a segundo plano. “Nunca fui bueno en la escuela, no me enfocaba en las clases. Mi mamá tenía problemas y no había dinero”, contó al Washington Post en 2016.

Marlon Brando

Es considerado uno de los más grandes actores, y así lo demuestran sus dos premios Oscar. Pero la misma rebeldía que lo hizo famoso en Hollywood le valió ser expulsado de la prepa por andar en moto en los pasillos. Luego lo echaron de una academia militar porque incumplió un castigo. Nunca volvió a la escuela.

Katy Perry

La cantante sí tiene el equivalente a un certificado de bachillerato, pero en 2014 dijo a Yahoo que no estaba satisfecha con su nivel de estudios. “Me sacaron de la escuela cuando iba en la secundaria, y a veces tomaba clases particulares en casa. Pero aprendí a educarme en este escenario”, contó.

Keanu Reeves

El protagonista de Matrix también fue expulsado de la prepa. Según explicó al Daily Mail, fue un chico bastante inquieto y preguntón, y a menudo confrontaba al mismísimo director de la escuela. “Preguntaba muchas cosas sobre todo. No podía parar, incluso si me metía en problemas”. Y, sí, acabaron por correrlo.

Jude Law

Por improbable que parezca, el británico fue animado por sus propios padres a dejar la prepa para perseguir su sueño en la actuación. A los 16 años, obtuvo un papel en Families, por lo que tenía que mudarse adonde se grababa el show. “No puedo creerlo, fueron muy cool y confiaron en mí”, platicó a The Telegraph.

 

Hilary Swank

A la actriz le encantaba platicar en clases, y eso siempre le ocasionó problemas. “No me enorgullece ser una desertora, pero lo que pasó, pasó”, dijo a Today. Pese a no terminar la escuela, su madre le auguró que triunfaría, y sus dos Oscar (Los muchachos no lloran y Golpes del destino) así lo comprobaron.

 

Tom Cruise

A los 14 años, el actor estaba convencido de que habría de convertirse en sacerdote, luego de estudiar en un colegio de la orden franciscana. Sin embargo, cuando ingresó en una preparatoria de Syracuse, descubrió la actuación y decidió dejarlo todo con tal de convertirse en una gran estrella.

 

Leticia C. Rentería / Agencia Reforma

Noticias relacionadas

Back to top button