fbpx
HidalgoPolitic's

Por qué sí a las ferias y espectáculos, a pesar de la quinta ola

En Hidalgo, la tradicional Feria de Pachuca volverá en septiembre próximo


Si hay una palabra que define a este 2022 es “crisis”. Los mexicanos siempre hemos vivido en crisis, así que poco nos espanta el término. Sin embargo, cuando las crisis se agolpan una tras otra (como sucede ahora), aún nosotros, expertos en remar contra corriente, comenzamos a temer por el futuro próximo.

Por si no bastaran los daños colaterales de la pandemia de Covid-19, la crisis económica se agrava tras la guerra entre Rusia y Ucrania, y el panorama no luce nada alentador. El crecimiento económico mundial se desacelera, los productos básicos suben de precio en todo el mundo y se aproxima una crisis alimentaria de proporciones nunca antes vistas.

Mientras tanto, el virus no cede, más bien muta y nos golpea una y otra vez. Ante este escenario, la gran pregunta es: ¿Qué hacemos? Con una economía tan debilitada, volver al confinamiento podría ser verdaderamente mortal para una humanidad ansiosa de vivir.

De entre tantas industrias capaces de resolver el dilema, hay solo una capaz, no solo de fortalecer la economía, sino de regresarnos la alegría y la confianza en el porvenir: la industria del espectáculo. Bien lo decía Vargas Llosa: “divertirse, escapar del aburrimiento, es la pasión universal”.

Tan importante es apostar a este rubro que la misma Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) ha recomendado a los gobiernos estimular la demanda en el sector cultural, sin dejar de lado las medidas sanitarias ya conocidas para reducir los contagios.

Es decir, a poco más de dos años de la aparición del virus, la cultura debe ser considerada una actividad esencial si queremos frenar la inflación y la descomposición del tejido social. No hay de otra más que aprender a vivir con el Covid-19 entre nosotros, así como lo hemos hecho antes con un sinfín de enfermedades.

En Hidalgo, la tradicional Feria de Pachuca volverá en septiembre próximo, después de dos años de ausencia. La máxima fiesta del estado promete bonanza, por lo menos, en los sectores hotelero, restaurantero y de transporte público. Es momento de que otras ciudades nos visiten, de salir a divertirnos, con responsabilidad, cuidando de nosotros y de los demás. Aprovechemos que la vacuna contra el Covid-19 está prácticamente al alcance de todos y confiemos en que la vacuna más fuerte contra la crisis económica es la reactivación de las ferias y los espectáculos en general.

Por Óscar Zamudio

Noticias relacionadas

Back to top button