fbpx
GlobalNoticias

Boris se pone en guardia


Boris Johnson escuchó el miércoles en el parlamento británico nuevos llamados a su dimisión ante la inminente publicación de un informe sobre las fiestas celebradas en Downing Street durante los confinamientos, cuyas conclusiones podrían desencadenar una demoledora moción de censura.

El líder de la oposición laborista, Keir Starmer, acusó al controvertido primer ministro de haber mentido a la cámara cuando negó que hubiera fiestas y defendió que, de por sí, esto debería provocar su renuncia.
Se sumaron otros diputados, como Ian Blackford, del Partido Nacional Escocés, que reprochó a Johnson ser “investigado por la policía por violar sus propias leyes”.

Scotland Yard anunció el martes estar examinando posibles delitos en relación con eventos sociales celebrados en Downing Street.

Pero Johnson se escudó en que la investigación está en curso y defendió su labor contra el Covid-19 y frente a una eventual invasión rusa de Ucrania.

Sin embargo, pende sobre su cabeza la inminente publicación de un informe interno sobre dichas fiestas, encargado por él mismo a principios de diciembre cuando el escándalo era aún incipiente y no lo señalaba directamente.

Desde entonces, obligado por un goteo incesante de filtraciones en la prensa, tuvo que admitir haber participado en algunos de esos eventos, aunque esforzándose por eludir responsabilidades.

AFP I Londres

Noticias relacionadas

Back to top button