fbpx
JO TokioLa Copa

Tokio 2020: ¿Esperanza o una nueva oleada de covid?


 

Tokio 2020, los primeros Juegos Olímpicos en la era reiwa, tendrá especial atención, pues será la oportunidad de conocer si es que la humanidad puede recuperar la confianza o si regresa al enclaustramiento.

La pandemia por coronavirus provocó que, por primera ocasión en 125 años, la máxima justa deportiva del orbe cambiara de año su realización.

Luego de un largo tiempo sin competencias internacionales, fue en noviembre cuando poco a poco se retomaron las actividades, con la intención de que todas las disciplinas pudieran acomodar sus rankings de cara a las nuevas fechas de la competición.

Con el paso del tiempo la situación fue alentadora y con las primeras vacunas a la orden de la población parecía que el escenario podría ser distinto al de otras competencias que optaron por no recibir público durante un largo tiempo.

Sin embargo, a pesar de los intentos de la organización por tener bajo control el panorama del virus, el entorno se endureció, pues una oleada de contagios en Japón y la variante Delta mantuvieron la tela de duda ante la posibilidad de desarrollar una justa en toda la extensión de la palabra.

Manifestaciones por las calles de Tokio, protestas en otros puntos del país asiático y demás negativas por parte de la población japonesa han sido una constante desde que los comités Olímpico Internacional (COI) y el organizador dieron luz verde al torneo.

¿El temor? Una oleada que no solamente pueda expandirse por las ciudades sede, sino también por los diferentes países del mundo que tomarán parte de los juegos y que provoque un nuevo confinamiento mundial.

Ante dicha posibilidad, el mismo COI ordenó que la mayoría de los participantes, desde entrenadores, hasta atletas, pudieran ser vacunados previo a su llegada a tierras niponas.

Además, los deportistas también tienen la consigna de estar el menor tiempo posible en la sede, pues tan luego arriben a la capital japonesa se deberán aislar por unos días en la Villa Olímpica, tomar parte del campeonato y abandonar el país lo más pronto posible.

Como no pudo ser de otra forma, el coronavirus es protagonista en unos juegos que, a pocas horas de su arranque, no se sabe si habrá o no público en las sedes. Dejando a un lado el tema del Covid-19, actor principal durante el último año, los juegos de Tokio, los segundos luego de los celebrados en 1964, también dejará para la posteridad a la delegación de Rusia.

La suspensión a este país de toda competencia deportiva internacional durante cuatro años no hizo más que aumentar el enrarecimiento de las sensaciones hacia el gobierno de aquel territorio. Sin embargo, luego de varios intentos, y resquicios legales, los deportistas de la nación más grande del mundo participarán con sus colores, pero con las siglas ROC, que pertenecen al Comité Olímpico Ruso.

Japón se prepara para los Juegos Olímpicos más importantes de la historia, no por política ni para atraer turismo, sino porque de ellos depende, para bien o para mal, el futuro de la sociedad.

 

Luis Carlos León I Pachuca

 

Noticias relacionadas

Back to top button