fbpx
La CopaLucha Libre

“Les dejo a mis hijos”, dijo Brazo de Plata al público de la Arena Afición

José Luis Alvarado Nieves presentía su muerte desde la función del 15 de julio, en Pachuca


Las lágrimas de Goya Kong, el desconsuelo de Muñequita de Plata, la tristeza de Psycho Clown… vivieron en carne propia lo que Brazo de Plata les había adelantado hace unas semanas… Su adiós.

En el funeral del Brazo de Plata, con un dolor muy profundo, los tres luchadores, hijos de Súper Porky, quien tras sufrir un infarto fulminante la noche del lunes se convirtió en leyenda de la lucha libre, compartieron que él se fue despidiendo poco a poco de ellos y hasta del público.

“Él ya venía presintiendo esto; en la Arena Pachuca (Afición) se subió al ring, agarró el micrófono y le dijo al público, ‘es la última vez que voy a estar con ustedes, este día me voy, les dejo a mis hijos para que los quieran’, yo me quedé sorprendido y Máximo le pidió tranquilizarse”, compartió el Totalmente Payaso desde la funeraria.

“Se despidió de muchos amigos; el viernes a mí me dijo, ‘ya me voy a morir y tú me vas a llorar mucho’ y yo le dije que no, porque no me quería quedar sola y que hierba mala nunca muere y mira”, expresó llorando Muñequita de Plata.

Ante las muestras de cariño hacia Súper Porky por parte del gremio luchístico y de los aficionados al arte del pancracio, Goya Kong sabe que es algo merecido, pues su padre fue muy solidario con sus compañeros y entregado con los fans.

“Recordarlo siempre como la buena persona que fue, apoyando a todos en vestidores, siempre fue muy bueno y cada uno se llevó un buen sabor de boca de mi padre”, concluyó.

El Brazo de Plata fue despedido ayer por familiares y amigos.

Staff I Agencia Reforma

Noticias relacionadas

Back to top button