Lo propiamente humano: Dra. Bertha Marisol Cortés Hernández
 
Hace (1) meses
 · 
Compartir:

En el siglo XXI estamos inclinados a señalar el mal como un ente geográfico, el mal se encuentra fuera, ajeno, vivimos bajo la ilusión digital de que el mal está en otro lado, sin revisarnos a nosotros mismos.

Parece que nada nos asombra, así se trate de un video en donde alguien alude a una supuesta superioridad por un sesgo clasista o de las víctimas de una guerra o atentado terrorista, el olvido, la exclusión se hacen presentes y roban el rostro y el ser personal de los afectados, se les convierte en noticia, en estadística, que dejará de tener presencia tan pronto aparezcan otros damnificados.

Para recuperar nuestra capacidad perceptiva de la realidad, para evitar la insensibilidad ante el sufrimiento humano es necesario devolver la dignidad y por ende el valor inconmensurable a los seres humanos, que no se obtiene por la corrección política sino a través de un arduo trabajo teórico, práctico y ético sobre la inclusión, lo que implica comprender el valor de la persona, siempre como fin decía Kant, la humanidad vale por lo que es y no por lo que hace, aprehender y comprender que si una sola persona está fuera del marco del trato humano estamos terriblemente alejados de la inclusión.

No podemos, ni tenemos derecho a socavar la dignidad de nadie, a excluirle; si queremos vivir bien el mundo, si queremos vivir en paz, es necesario no minimizar su importancia porque la degradación social será mayúscula, el mal no se elige impunemente, se tiene que pactar con él y pagar las consecuencias.

Podemos optar por la exclusión, por la indolencia, pero el mal esclaviza y en una sociedad donde el mal se impone, el mal se revierte, de ahí la necesidad de ser inclusivos porque una sociedad justa es por antonomasia es una sociedad inclusiva.

Promocionar la inclusión es oponerse a la pérdida de criterio, es apelar a construir una cultura de la paz, comprender que la paz no se limita a la oposición ante una guerra, sino a una forma de vida que entiende el valor de la otredad en su justa dimensión, ningún esfuerzo encaminado en dicha dirección será vano, por ello, el Tec de Monterrey promueve una cultura de la paz, abriendo las puertas a la inclusión, tolerancia y respeto entre nuestra comunidad.

Compartir:
Etiquetas:
Relacionados
title
Hace 40 minutos
title
Hace 1 hora
title
Hace 3 horas
Se dice
/seDiceGift.png
Especiales Criterio
/transformacion.jpeg
Suscribete
/suscribete.jpg
Más popular
Por Redacción Criterio . 19 de abril de 2024
Por Redacción Criterio . 20 de abril de 2024

© Copyright 2023, Derechos reservados | Grupo Criterio | Política de privacidad