· 
Hace (2) meses
El reto de las universidades en 2024

Hoy uno de los principales reclamos de los egresados en educación superior es justamente encontrar un empleo. Con esto no quiero decir que la responsabilidad es totalmente de las universidades pero si soy enfático en decir que se deben fortalecer estas áreas e impulsar a nuestros futuros profesionistas en la realización de las prácticas profesionales y servicio social con miras a la obtención de espacios laborales, a establecer convenios que deben ser un instrumento mejor aprovechado y menos limitativo.

Victor Rodríguez Gaona
Compartir:

Cuál es el reto de las universidades para este año o cuáles son las metas importantes a plantear? Frente a ello considero apropiado que todo titular de una IES (Institución de Educación Superior) debe realizar un plan anual de trabajo que incluya objetivos a corto, mediano y largo plazo; la consolidación o inicio de cuerpos académicos (grupos de profesores por especialidad), la generación de investigación; estrategias integrales que dejen como principal dividendo alumnos mejor preparados, etc.

Pero, sin temor a equivocarme, se que en muchas ocasiones se descuida una parte esencial del engranaje administrativo que son las áreas de vinculación que facilitan el acercamiento de una IES a su entorno. A menudo no se les da la verdadera importancia que tienen siendo una de sus principales funciones promover convenios con empresas e instituciones. El problema es la limitante en el contenido, es decir que normalmente se plasman los temas de prácticas profesionales y servicio social y se omite la creación de la bolsa de trabajo.

Hoy uno de los principales reclamos de los egresados en educación superior es justamente encontrar un empleo. Con esto no quiero decir que la responsabilidad es totalmente de las universidades pero si soy enfático en decir que se deben fortalecer estas áreas e impulsar a nuestros futuros profesionistas en la realización de las prácticas profesionales y servicio social con miras a la obtención de espacios laborales, a establecer convenios que deben ser un instrumento mejor aprovechado y menos limitativo. Para ello, la clave está en el alcance jurídico de los mismos pues si revisamos los catálogos de convenios universitarios, la mayoría están limitados a la realización de las practicas profesionales o el servicio social y muy pocos consideran bolsas de trabajo o al menos el análisis de los perfiles enviados por las universidades con miras a la eventual contratación del futuro egresado. Aquí interviene otra área que se amerita reactivar y que es precisamente la jurídica. Los abogados universitarios deben coadyuvar en modelos específicos que beneficien tanto a la IES como a las empresas.

Para nadie es un secreto que menos de 50% de los egresados de educación superior no encuentran trabajo relacionado a lo que estudiaron; de acuerdo a la última encuesta nacional de egresados (ENE) del Centro de Opinión Pública de la UVM (Universidad del Valle de México) 49.7% de los graduados universitarios ingresa al mercado laboral con un empleo no vinculado a la carrera que cursaron.

Por lo anterior es fundamental ser empáticos con nuestros futuros egresados sin perder de vista que al brindarles a nuestros estudiantes la posibilidad de encontrar un empleo a través de nuestras instituciones se fortalecerá entre otras cosas la identidad institucional y el orgullo de pertenecer a una institución de educación superior. Que no sea solo un slogan publicitario y que pasemos a las acciones. De esa manera se consolidará el círculo virtuoso de la meta en la preparación profesional y porqué no, hacer realidad la aspiración de todo aquel que estudia una licenciatura de tener un empleo acorde a lo que estudió.

Compartir:
Relacionados
title
Hace 3 días
title
Hace 3 días
title
Hace 5 días

© Copyright 2023, Derechos reservados | Grupo Criterio | Política de privacidad