fbpx
A criterio deAlberto Tristany ZarauzaColumnas

Inteligencia Emocional 2


Queridos lectores, el día de hoy seguimos con el tema de la Inteligencia Emocional y cómo utilizarla.

La inteligencia emocional, según Goleman, se basa en cinco competencias emocionales, habilidades aprendidas.

Son las diferentes habilidades de las que disponemos para manejar nuestras emociones lo
mejor posible.

A continuación, explicaré cada una de ellas.

-Autoconocimiento emocional. Esta es una habilidad que utilizamos para reconocer nuestras emociones y sus consecuencias. Si quieres desarrollar esta capacidad es el momento de mirar en tu interior. Es importante conocer el modo en el que tu estado de ánimo influye en tu comportamiento, cuáles son tus virtudes y puntos débiles. Esta habilidad te permite expresar y mantener puntos de vista propios y tomar decisiones a pesar de la incertidumbre y las presiones.

-Autorregulación. Esta nos permite no dejarnos llevar por los sentimientos del momento. Es saber reconocer que es pasajero en una crisis y que perdura. Es posible que en ocasiones te enojes con algunas personas, pero si siempre te dejas llevar por el calor del momento estarías continuamente actuando de manera irresponsable y luego pidiendo perdón por ello.

-Automotivación. Significa saber dirigir las emociones hacia un objetivo, lo cual permite mantener la motivación y fijar la atención en las metas en lugar de en los obstáculos. Aquí es necesario tener cierta dosis de optimismo e iniciativa, un aspecto esencial; si quieres lograr tu objetivo no hay que fijar la atención en los problemas sino en cómo solucionarlo; de nada te sirve una mente inteligente si al primer obstáculo te derrumbas porque las cosas no van como tú quieres que vayan.

-Empatía. Es la capacidad cognitiva de percibir lo que sientes de los demás. La clave radica en captar los mensajes tanto verbales como no verbales de tu interlocutor. Por un lado, la mente racional se transmite a través de las palabras y por otro, la mente emocional se transmite a través del lenguaje corporal. Las relaciones sociales se basan muchas veces en saber interpretar las señales que los demás emiten de forma inconsciente y que a menudo no son verbales, el reconocer las emociones ajenas, aquello que los demás sienten y que se puede notar por la expresión de la cara, algún gesto, una mala contestación, puede establecer lazos más reales y que perduren con las personas de nuestro entorno. Reconocer las emociones ajenas es el primer paso para entenderlas e identificarnos con ellas.

-Habilidades sociales. Consisten en la capacidad de conocer los sentimientos de los demás y de poder hacer algo para transformarlos, a relacionarnos con los demás estamos emitiendo señales emocionales que afectan a los que nos rodean; muchos nos damos cuenta de que las emociones son contagiosas, de manera que si alguien nos contesta de manera golpeada nos podemos sentir enojados y si alguien está feliz, se sienta a nuestro lado y nos comienza a platicar y a reír; seguramente terminaremos riendo con él. Esta habilidad es la base del liderazgo y la eficiencia interpersonal.

Las personas con esta cualidad son más eficientes en todo lo que dicen en cuanto a la interacción con otros individuos. Todos conocemos personas que parecen tener ese toque especial en el trato con los demás, son simpáticas, suelen caer bien a todos y, además, son capaces de encontrar soluciones a conflictos sin que la agresividad, el enojo o el nerviosismo hagan acto de presencia.

Espero que esta información te sea de gran ayuda y comiences a poner en práctica para que así veas cambios en tu vida.

La inteligencia cognitiva siempre será importante, pero sin inteligencia emocional no te servirá de mucho para avanzar hacia donde quieres.

Como siempre, te deseo larga vida, salud y prosperidad.
Hasta la próxima

 

Mira las columnas de Criterio Hidalgo 

Noticias relacionadas

Back to top button