fbpx
Ticket

Le dio Foo Fighters a Lollapalooza ¡su rock de despedida!


¡Qué locura la que armaron los Foo Fighters! Y ¡qué locura lo que consiguieron como los maestros de cierre de Lollapalooza la noche de este domingo.

El grupo hizo que diversas generaciones se unieran para entonar himnos de rock y comunión ideológica al unísono, y que el escenario T-Mobile, en Grant Park, se encendiera con la pasión que despertaron sus integrantes solo de soltar guitarrazos y de escuchar al carismático Dave Grohl plantado frente al micrófono.

“Sabemos que nosotros estamos bien pinches locos; sí, no podíamos haber sobrevivido a esto sin un poco de locura y, lejos de dar un gran discurso, solo les digo que hay que amarnos como somos, como nos formamos, como nos criamos… ¡Y a la puta chingada al que no le guste cómo somos!”, expresó Dave a medio show.

Del inicio al fin del concierto, de casi dos horas, y que antecede a su agenda para Noviembre en Ciudad de México y Monterrey, la alineación formada en Seattle propinó una dosis de música efectiva y antipandemia que elevó el ánimo de la audiencia en el cierre de Lollapalooza 2021, el que al cumplir sus 30 años de edad celebró ser el primer festín masivo en llevarse a cabo con todo y desorden sanitario mundial por la Covid-19.

A diferencia de los tres primeros días, en los que predominó la banda de chamacos y jóvenes, en el cierre del festejo musical hubo mucho más adultos mayores y chavorrucos, de los 30 a los 50 años en su mayoría.

Muchísimos millenials prefirieron irse al escenario Bud Light Seltzer a rapear con Young Thug, quien fue llamado de último minuto luego de que DaBaby quedara expulsado de ese espacio por los comentarios homofóbicos que hizo en en un show en Miami la semana pasada, y por lo que público y celebridades se le fueron con todo. ¡Le dijeron adiós sin excusas ni pretexto!

Los Foo Fighters opacaron a cualquier otra figura que llegó para entregarse en cuerpo y alma en su turno. Flipp Dinero, Dermot Kennedy, Aunt Sanders, Brittany Howard, Rico Nasty y Allison Wonderland mostraron el por qué pasaron al rapero de la curaduría de Lolla y se quedaron en el cartel, pero nada se comparó con los rockeros.

Grant Park se llenó de aquellos quienes llegaron a apoyar a Dave Grohl y su agrupación con el recital que dieron alusivo a su disco nuevo, Medicine at Midnight, y del que sonaron a todo volumen ante la impresionante tribu de fanáticos rockeros Shame Shame, Waiting on a War y No Son of Mine.

Parecía la invasión de güerolandia. Muchísimo rubio y rubia de Illinois y estados aledaños. Más güeros y “güeras” que nunca.

Los músicos pusieron a cantar a la camada de gente con su cover de Queen de Somebody to Love, en voz de Taylor Hawkins, y el momento de baile y buenaondez lo dieron con la interpretación de su muy propia versión de You Should Be Dancing, y se hicieron llamar los Foo Gees.

Entre el apretadero de gente, los fumadores de mariguana, las chicas topless, los barbones rockeros y los cuates que solo fueron a echar desmadre sin saberse ni una rola de los Foo, se armó el alboroto.

Hubo pasitos al compás de Times Like This y tarareos de The Pretender, y aplausos de alto impacto cuando el vocalista invitó a su hija Violet a cantar Naughty Girl, de The X.

Sus grandes éxitos, Best of You y Everlong, impulsaron a la concurrencia a olvidarse de la crisis sanitaria mundial, a soltarse la greña y moverse y cantar y gritar y chiflar

Unos empolvados como mazapanes, otros rojísimos por el culpa del sol y la mayoría ya cansadísimos por la jornada de varias horas de peregrinación por todo el parque, cedieron a su pasión por el rock y rockearon como nunca. Y Dave se los agradeció y prometió volver.

“Felices pinches 30, Lolla”, exclamó el también productor.

Muchos cantaron el “Happy Birthday” con él. Además, le festejó sus siete años a su hija Ophelia, ahí presente.

Y buenas noches, así concluyó el histórico Lollapalooza de este año.

Alejandro Vizzuett Díaz
Agencia Reforma

Noticias relacionadas

Back to top button