Grutas de Xajhá, para aventureros de alma y corazón
 
Hace (13) meses
 · 
Compartir:

Dice el dicho que en un viaje hay que disfrutar más el camino que el destino, pero hay ocasiones especiales en las que pasan ambas experiencias, como en el recorrido para conocer las grutas de Xajhá, en Zimapán.

Este sitio es maravilloso tanto por sus paisajes como por lo que significa llegar ahí, después de un recorrido en el que cruzamos tramos de río, entramos a cuevas, subimos a un cañón, rapeleamos y al final nos sumergimos en las aguas termales de hasta 40 grados.

Esta ruta es para aventureros de alma y corazón, porque el ir avanzando en cada tramo significa un logro, aprendizaje, un disfrute completo a la vista y también un reto personal, como seguro ocurre con muchos de quienes llegan hasta aquí.

La primera recomendación es salir desde temprano, entre 6:00 y 7:00 horas, para disfrutar más el trayecto y adelantarnos al punto más alto del sol.

El camino se da por etapas: la primera va desde el centro de Zimapán para trasladarse a la comunidad Bothiña (25 minutos), y de ahí, a la zona de palapas, trayecto que dura aproximadamente 35 minutos. En esta segunda parte se sugiere pedir el apoyo de los encargados del centro ecoturístico para trasladarse, por el tipo de terreno por el que hay que pasar, pues solo pueden bajar vehículos 4×4 o todo terreno: motos, cuatrimotos y racers.

A partir de aquí, donde hay un área de comida, sanitarios y venta de prendas, comienza la caminata por la orilla del río, cuyo atractivo es la temperatura del agua, pues todo el tiempo está tibia. Se pasa por zonas de piedras lisas (tipo de playa), zonas arenosas y cerca de 17 cruces de río, con diferentes alturas (algunas apenas cubren los tobillos y en otras zonas el agua llega hasta la cintura).

Todo el camino es de paisajes cambiantes y hermosos, cada uno con sus peculiaridades.

Las piedras tienen diversas formas; a la distancia, por ejemplo, se podía ver la cara de un gorila y una serpiente (dependiendo de la perspectiva). Después se llega a una zona con vegetación cerrada, donde encontramos la forma de un elefante en la corteza de un árbol.

Entre las bellezas naturales que pudimos observar están el Cañón del Infiernillo, con sus altos acantilados de más de 500 metros de altura, desde donde se puede observar el río, un espectáculo natural bellísimo.

De las mejores partes de este recorrido son la guía, la descripción de cada zona, su flora, fauna y clima, así como la generosidad para compartir la experiencia de Yolanda Morales, conocida como Yoli.

El camino nos llevó a una caverna seca donde la guía nos mostró las estalagmitas, estalactitas y estalagmatos con columnas de hasta 3 metros de altura. En ocasiones se pueden observar murciélagos dentro de ella. Verlos y escucharlos es una experiencia que seguro disfrutarás. Para salir de esta zona hay que pasar por una cueva muy estrecha, a través de una escalera de madera.

Allí comienza el descenso por un acantilado, por lo que hay que sujetarse de una cuerda e ir bajando. Esta experiencia es de adrenalina pura y aventura, sin duda.

Tras rapelear llegamos a la zona de las grutas con aguas termales. Según Yoli, el manantial de agua tiene una temperatura de promedio de 45 grados, con una profundidad de 5 metros.

Aquí puedes pasar un buen rato para disfrutar los paisajes, muy diferentes a lo que has visto hasta ahora.

Es un recorrido que —solo de ida— dura un promedio de dos horas y media de caminata, según el ritmo, los descansos y condición de los mismos visitantes, pero que bien vale la pena disfrutar cada etapa.

De vuelta al punto de salida, hay servicio de camping en palapas y se puede hacer una fogata. En caso de que desees acampar en otro lugar (orilla del río o Maguey Blanco (una hora antes de las grutas), debes acordar con los integrantes del centro ecoturístico.  Es importante considerar que solo esas dos zonas son para acampar, para evitar la contaminación y que los integrantes de la cooperativa encabezada por Hilarion Reséndiz Francisco estén enterados, por seguridad de los propios paseantes.

En este recorrido es importante que vayan con un guía que conozca la zona, pues les dará las indicaciones necesarias, pero también detalles de este lugar, lo que hace que la experiencia sea grata en todo sentido.

Es importante tomar en cuenta que quienes hagan la ruta deben llevar una mochila al

hombro con cambios de ropa, pues entrarán al río varias veces; agua, semillas, chocolate o fruta para que tengan suficiente energía, además de usar bloqueador solar y portar sombrero o gorra por los rayos del sol.

Yoli nos comentó que para disfrutar de este lugar es necesario hacer una reservación con antelación que reciban la mejor atención.

Lo más importante: vayan con toda la actitud y apertura para disfrutar un recorrido como pocos, donde todos los sentidos se llenarán de naturaleza y, al final, sentirán la satisfacción de haber conocido las grutas de Xajhá.

 

Datos:

  • El manantial de agua termal tiene una temperatura de promedio de 45 grados, con una profundidad de 5 metros
  • El recorrido para llegar dura aproximadamente dos horas y media
  • Pasarás por 17 cruces de río a lo largo del trayecto

 

Recomendaciones:

Lleva una mochila con cambios de ropa, pues entrarás al río varias veces, agua, semillas, chocolate o fruta para que tengas suficiente energía, además de usar bloqueador solar y portar sombrero o gorra

 

 

Información:

Facebook: Ecoturismo el Refugio Xajha

Teléfonos: 556 623 1071

639 160 7692

771 606 9056

 

Sara Elizondo I Pachuca

 

Mira otras actividades que tenemos para ti en el fin de semana de Criterio Hidalgo

Compartir:
Relacionados
title
Hace (4) meses
title
Hace (13) meses

© Copyright 2023, Derechos reservados | Grupo Criterio | Política de privacidad