fbpx
HidalgoNoticias

Denuncian a Gertz por abuso de poder


El titular de la Fiscalía General de la República (FGR), Alejandro Gertz Manero, fue acusado por usar sus influencias para orquestar un proceso judicial ilegal para recuperar cuentas y bienes de su hermano fallecido, Federico Gertz y además encarcelar a su ex cuñada e hijas.

En septiembre de 2015, Federico Gertz falleció a los 85 años de edad y el actual titular de la FGR denunció a quien fuera la pareja de su hermano por más de cinco décadas, Laura Morán Servín y a dos de sus hijas por homicidio, por una supuesta negligencia que propició el estado crítico de salud que lo llevó a la muerte.

Actualmente su viuda Laura Morán Servín, de 94 años de edad, tiene una orden de aprehensión por homicidio de su concubino y es buscada por la Fiscalía de la Ciudad de México.

A su vez, la hija de Laura, Alejandra Guadalupe Cuevas Morán, está en la cárcel, acusada por el mismo delito.

La otra hija denunciada es Laura Cuevas Morán, pero contra ella, la fiscalía capitalina no solicitó la orden de aprehensión, como dato, es la suegra del gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo.

“Si el fiscal general de México te denuncia, la ley es: ‘la que digo yo’, y no la que está en los códigos. Hay una violación de derechos humanos orquestada por las propias autoridades que ocultaron información para lograr el arresto de una señora de 68 años que estaba amparada”, denunció en un video difundido ayer, Alonso Castillo Cuevas, hijo de Alejandra Cuevas y nieto de doña Laura y familia del fiscal.

“Nunca imaginamos que con la muerte de Federico nacería la persecución contra nuestra familia”, lamentó.
Abogados y familiares de Laura Morán y Alejandra Cuevas han denunciado irregularidades en el proceso, violaciones a las suspensiones de amparo, un proceso sin pruebas y con órdenes de aprehensión ilegales.

Testimonios de la familia aseguran que tras la muerte de Federico, Gertz abrió un canal de negociación y les solicitó le entrega de algunos artículos y obras de arte de su hermano, como cuadros de Diego Rivera y Francisco Toledo, así como alfombras, vajillas de porcelana y cubiertos de plata.

También les requirió un cheque por 3.5 millones de pesos, que la viuda de Federico transfirió desde unas cuentas mancomunadas, y la renuncia a la pensión prevista en el testamento del hermano del hoy titular de la FGR.

El problema para la familia de las acusadas es que el pago del cheque y las entregas de los demás bienes sólo fueron un acuerdo de palabra.

Abel Barajas | Agencia Reforma

 

Noticias relacionadas

Back to top button