fbpx
La CopaOtros deportes

Siguen con vida


Guarden la champaña. Las Finales de la NBA todavía tienen cuerda.

El Heat se llevó un partido cardíaco. Miami venció 111-108 a los Lakers, que tuvieron todo para ganar en los últimos segundo su título 17 en la NBA, pero no encestaron, sorprendieron al darle un tiro de tres Dany Green, quien se quedó corto.

Miami se acercó 3-2 en la serie, y el juego seis será el domingo en la misma AdventHealth Arena, de la burbuja.

El partido estaba 108-109 y los Lakers tenían la posición con 16.8 segundos por jugarse. Green le dio el balón a LeBron James, quien comenzó el camino rumbo a la pintura con menos de 10 segundos. Entonces le mandó un pase a Green, quien desde el centro de la línea de tres se levantó para sacar el tiro, mismo que se quedó corto.

Markieff Morris agarró el rebote con 6.1 segundos y no supo qué hacer. LeBron estaba afuera, pero Markieff prefirió mandar un pase a la pintura donde nunca encontró a Antony Davis.

Miami tomó la bola, les cometieron la bola y encestaron los dos libres para sellar el triunfo.

El Heat busca ser el segundo equipo en la historia en regresar de un déficit de 3-1.

Los Cavaliers de James lo hicieron en 2016.

Miami salió a vivir desde el primer segundo. Jimmy Butler acabó con 35 puntos, 12 rebotes y 11 asistencias, y fue apoyado por Duncan Robinson, quien acabó con su mejor juego de las Finales con 26 unidades.

James sumó 40 puntos y 13 rebotes, pero no le fueron suficientes para sumar su cuarto anillo como profesional, y más porque Davis se lesionó el inicio del juego de un tobillo, y eso fue aprovechado por Miami para comenzar a despegarse en el marcador.

Anthony registró 28 puntos y 12 tablas.

 

Luis Ángel Amescua I Agencia Reforma

 

 

Noticias relacionadas

Back to top button