Imagen: Antonio Reyes
 · 
Hace (2) meses
El PRI, como oposición: un partido replegado y disminuido

La oposición en Hidalgo ha dejado de hacer un esfuerzo por hacer competitivos a sus candidatos en este proceso electoral, ha recurrido a cartuchos quemados, a la vieja guardia y muchos únicamente de relleno, como una especie de muerte anunciada.

Imagen: El PRI, como oposición: un partido replegado y disminuido
Compartir:

La oposición en Hidalgo ha dejado de hacer un esfuerzo por hacer competitivos a sus candidatos en este proceso electoral, ha recurrido a cartuchos quemados, a la vieja guardia y muchos únicamente de relleno, como una especie de muerte anunciada.

En otros tiempos, la elección para el PRI sería de a pechito, porque en muchos de los casos los candidatos de Morena son cuestionables: sus negativos ayudarían perfectamente para inhibirles el voto ciudadano, hay elementos suficientes para un caldo de cultivo en contra.

El PRI en el Valle del Mezquital, a pesar de aún contar con estructura electoral, simpatizantes y militantes, no hizo un esfuerzo por enviar a candidatas y a candidatos que permitan en este proceso electoral hacerlos ya no digamos competitivos, al menos interesantes para el electorado, particularmente el voto indeciso, ese que seguramente hará lo que normalmente hace en cada elección, quedarse en casa y no votar.

Hoy, sin el presupuesto del estado, sin los operadores políticos dedicados a cooptar liderazgos y de aceitar la maquinaria priista, para los candidatos será un viacrusis tan solo para hacer frente a los reclamos aún de la marca que los acompaña en Hidalgo: la herencia del rezago y del atraso social.

Morena, por su parte, aún con el voto duro, no de las bases sino de los beneficiarios de los programas sociales, la calificación positiva del presidente de la República, aceptación poco vista en la historia del país, asimismo, con una candidata presidencial, tiene un mayor margen de operación, aunque en muchos de los casos los candidatos sean más que malos.

Malos no solo por el cuestionado origen de sus candidaturas, sino por sus antecedentes, sus parentescos; sin embargo, a ellos aún la marca de Morena les representa una ventaja, pues arrancan en este punto, por arriba del 60 por ciento de aceptación electoral. El resto dependerá básicamente de acuerdos y operación política que se deba hacer.

En esta región, el enemigo a vencer en estas elecciones es el PT y no por el partido, sino por sus patrocinadores: el Grupo Universidad, los verdaderos antagonistas en la historia inmediata. Para Morena, para el nuevo sistema en Hidalgo, es la oportunidad de replegar a este grupo político y disminuirlo, no para liquidarlo, pero sí para hacerlo irrelevante.

Este grupo ha recurrido a todos medios posibles para garantizar votos y hacer competitivos a sus candidatos en algunos distritos y municipios, sin importar sus pasados, sus orígenes, sus vínculos. Su propósito únicamente es mantener el coto de poder que ha conseguido como siempre, por medio de la fuerza y por la violencia.

Compartir:
Relacionados
Imagen: Termina la era Charrez en Ixmiquilpan
Hace 11 días
Imagen: El domingo se definirán los destinos de 84 municipios
Hace 18 días
Imagen: Actopan, un gobierno marcado por la corrupción
Hace (1) meses
Imagen: Ixmiquilpan, el riesgo de la regresión
Hace (1) meses

© Copyright 2023, Derechos reservados | Grupo Criterio | Política de privacidad