· 
Hace (5) meses
Calaveritas literarias
Compartir:

Las calaveritas literarias son un distintivo y colorido elemento de la celebración del Día de Muertos en México. Estas composiciones poéticas, que suelen tener un tono humorístico y satírico, se utilizan para recordar a los difuntos de una manera festiva y enriquecer la tradición ancestral de honrar a los muertos.

Son una forma de expresión creativa que se ha mantenido viva a lo largo de generaciones y que abarca temas diversos. Se pueden utilizar para burlarse de políticos, figuras públicas, amigos, familiares o incluso para crear versos ingeniosos sobre temas de actualidad.

Su versatilidad las convierte en una herramienta para la sátira social y política, además de ser una manifestación artística que une a las comunidades en torno a la celebración del Día de Muertos.

Hoy, en Criterio, te dejamos algunas calaveritas literarias sobre personajes de la política hidalguense:

SERGIO BAÑOS, ALCALDE DE PACHUCA

Sergio bailaba y bailaba,
mientras el Día de Muertos se acercaba.
Y al ritmo de una buena cumbia, no notó que la calaca lo miraba.

La huesuda, silenciosa, se acercó y al oído le susurró:
“Eres tan buen bailador, que a los pachuqueños metiste en
un socavón”.
Y aunque rías y bailes, la catrina se siente decepcionada,
porque no has sabido gobernar y la has dejado malhumorada.

Y para las mujeres, qué frustración tener a un presidente bailador,
que miente y humilla.
¡Vaya decepción!
La huesuda ya te agarró de la mano, por eso, al panteón te llevará,
y este 2 de noviembre, ya no te soltará.

 

MARCO RICO, DIRIGENTE ESTATAL DE MORENA

La parca acudió a Morena, en su sede
se encontró a Marco Rico, atendiendo a la gente.
Le dijo: “Presidente, al panteón te llevo yo,
por andar prometiendo curules al por mayor”.

Temeroso, huyó de ahí el morenista.
La huesuda lo alcanzó como si anduviera en pista.
Le reclamó: “No te hagas pato y deja ese teatro,
porque ya viene el proceso de 2024”.

“Ya se te colaron los del GPI por el Verde
y los del Grupo Universidad, está por verse.
Más vale que pongas orden y acción
o nadie te creerá lo de la Cuarta Transformación”.

La calavera lo sentenció, muy claro se lo dejó:
“No quiero chapulines en el movimiento,
tampoco que tus amigos se ganen un puesto”.
Rico Mercado le reclamó: “¡A mí me vale, eso lo decido yo!”.

Acto seguido la calaca se fue,
Diciéndole: “Ya sabía, no te tenía fe”.
Parece que el cambio fue un espejismo,
Prometieron ser diferentes y salieron con más de lo mismo.

OCTAVIO CASTILLO ACOSTA, RECTOR DE LA UAEH

La huesuda rondó por la universidad,
buscando a Octavio Castillo Acosta en su actividad,
mientras el rector estaba en su conflicto sin final,
con el estudiantado de Artes como rival.

“Octavio, Octavio, no puedes escapar.
A este conflicto te has de enfrentar.
A los artistas y al gobernador no deberás burlar
o te llevaré a un viaje que no podrás cancelar”.

Octavio, sudando frío, no podía evacuar,
pero la huesuda le recordó su tiempo de actuar.
Los estudiantes y el gobernador están a la espera,
quieren soluciones y acuerdos, una atención sincera.

Que esta calaverita sea un recordatorio claro,
que la huesuda no espera, sino a Octavio le saldrá caro.
“Resuelve los conflictos antes de que sea muy tarde.
Porque la pasividad y la tardanza te hacen parecer cobarde”.

Que el “Amor, orden y progreso”,
no sea un signo de retroceso.
Que este lema
sí permita resolver el problema.

ELIZABETH QUINTANAR, SECRETARIA DE TURISMO

Ahí viene a Hidalgo, corriendo y bailando, la calaca tilica y fría.
Llegó cantando un huapango y el costal lo abrió bien amplio.
Entrada en carrera, quiso recorrer la feria.
Se bajó del Tuzo en Vicente Segura.
Este año no se iba sin su paste, me jura.
Aunque ya ni una gordita de nata había.

La huesuda, emberrinchada, cargó primero con Liz Quintanar,
Porque las micheladas, muy caras se las quiso dejar.
Ya de paso agarró a Aránzabal,
Por haber metido a los discapacitados en un corral.
Les reclamó hasta el cansancio haberse gastado todo en pisto caro.
Gritó tanto que los huesos se le desarmaron.

Pero bien les dijo que la oportunidad no dejaría,
de echarse al panteón a todos los que solo de resultados presumían,
¡y esto va para todas las secretarías!
Pero poco le duró la victoria,
porque la Cuarta Transformación todo de guinda lo pinta,
ya hasta Pueblo con Sabor Quintanar le tramita.

Compartir:
Relacionados
title
Hace (2) meses
title
Hace (2) meses
title
Hace (5) meses
title
Hace (6) meses

© Copyright 2023, Derechos reservados | Grupo Criterio | Política de privacidad