fbpx
A criterio deBertha AlfaroColumnas

La sombra de bullying


Las extrañas condiciones en que falleciera un menor, ponen de nuevo el tema de bullying en la mesa educativa de Hidalgo.

Y es que la versión de la muerte de Kevin por una infección generalizada a consecuencia de un problema respiratorio y que oportunamente dio a conocer el Secretario de Educación Natividad Castrejón, no dejó del todo convencidos a los familiares del pequeño, quienes aseguran que tenían conocimiento del maltrato que sufría Kevin al interior de la escuela primaria de la comunidad de San Antonio en el municipio de Francisco I Madero, donde estudiaba el sexto de primaria.

También es cierto que, si bien los niños a veces son agresivos entre ellos, eso no significa que sean capaces de lastimar severamente a un compañero.

Por supuesto que en ningún momento se pone en duda las palabras de los familiares, ni de las autoridades educativas, sin embargo, es muy delicado que se hagan acusaciones tan serias, cuando no se tiene la certeza de las causas reales del fallecimiento del menor.

Las versiones son diversas y por momento encontradas.

Por un lado los tíos de Kevin aseguran que en el hospital donde atendieron al niño les entregaron un parte médico en el que se daba  a conocer que el menor había fallecido  por  “traumatismo en el tórax, múltiples lesiones en los riñones y contusiones en el cuerpo por lo que las autoridades del hospital pidieron la intervención del Ministerio Público”.

Por parte de la Secretaria de Educación el Titular Natividad Castrejón fue muy claro y transparente al informar que; “El 19 de septiembre dejó de ir a la escuela / La abuelita reportaba que estaba mal, que no podía ir y finalmente, el último día se sintió muy mal, lo llevaron al hospital y por desgracia falleció,  fue un choque séptico, el niño murió de una infección generalizada, todo indica que fue producto de un problema pulmonar, pero no tuvo absolutamente que ver, no hubo un solo reporte de bullying”.

Así las cosas, la Procuraduría a cargo de Santiago Nieto el super investigador, tiene ahora la tarea de ir a fondo con la indagatoria y con evidencias claras descubrir lo que realmente le ocurrió a Kevin para hacer justicia como piden los familiares del estudiante de la primaria 20 de noviembre de San Juan Tepa.

Difícil la tienen los investigadores, primero porque se trata de un menor lo cual hace urgente y al mismo tiempo delicado abordar el tema y sobre todo que deberán ser muy cuidadosos de no lastimar a los familiares de la víctima y tampoco a los demás niños.

Es preocupante que haya duda de si este fue un caso de bullying porque ya en Hidalgo se han dado casos de acoso en las escuelas.

Con la pandemia y la ausencia de alumnos en las aulas por más de dos años, es evidente que el regreso a clases después de un periodo tan prolongado de confinamiento,  ha provocado que en algunos niños o adolescentes la incorporación a esta nueva normalidad no sea del todo fácil.

Además de la energía contenida en estos dos años, también está el hecho de que en algunos hogares se vivieron casos de violencia intrafamiliar, así que solo les faltaba un motivo para darse de madrazos.

La escuela por supuesto ha tratado incluso con terapias conductuales de contener esa violencia que generó el encierro, pero en ocasiones los profesores son rebasados por una realidad a la que nadie estaba preparado.

Ahora es importante revalorar el papel del maestro en el aula y en lugar de hacerlo víctima, apoyarlo y darle acompañamiento en estos momentos de crisis producto de una pandemia que a todos nos agarró en la pendeja.

 

Mira las columnas de Criterio Hidalgo 

Noticias relacionadas

Back to top button