fbpx
A criterio deColumnasJuan Manuel Menes Llaguno

A 198 años de la llegada de los ingleses


En unos días más, se cumplirán 180 años, de aquella lluviosa tarde del domingo 11 de julio de 1824, cuando hicieron su arribo a la comarca minera Pachuca-Real del Monte, los integrantes del primer grupo de trabajadores ingleses integrantes de la Compañía de Caballeros Aventureros”, empresa formada un año antes, en la ciudad de Londres, por el inversionista Robert Staples a la que se agregaron meses después los empresarios también anglosajones, Thomas Kinder y John Taylor.

Aquel primer grupo integrado por 15 operarios y liderad por James Vetch, hizo su triunfal entrada aquella tarde a Real del Monte, donde quedaron profundamente sorprendidos y desalentados por la desastrosa situación que presentaba aquella localidad. Vetch, describiría el lugar en una misiva dirigida a sus superiores en Londres, el poblado dijo presentaba “el aspecto de una aldea saqueada por hordas de cosacos o algo todavía más desolado” y agregó, “El tempus edax de los poetas, ha empleado aquí su guadaña con inexorable crueldad. Las techumbres están llenas agujeros y las paredes se están derrumbando y, en suma, toda la aldea esta convertida en un montón de ruinas…. La decadencia es sumamente obvia, pues el distrito no tiene recursos y si las minas no se trabajan, lo cual ha sido el caso de Real del Monte durante largo tiempo en el pasado, todo se viene abajo.”

Cuatro meses después el 22 octubre del propio 1824, se registró en la documentación del Archivo Histórico del Poder Judicial, la primera operación de compraventa de la Compañía Inglesa, mediante la cual adquirieron los recién llegados, dos predios de la Sucesión de la familia Arévalo, en los que poco después se inició la construcción la crujía que albergaría la gran bomba de vapor traída de Cornwell. Casi al mismo tiempo tres días después se adquirió un gran predio en el que levantó un pequeño conjunto de casas, en las que se albergaría a los recién llegados y más tarde a otro nutrido grupo de mineros sajones.

En menos de 5 años, la inyección de fuertes sumas de dinero permitió la implantación de nuevas tecnologías tanto en los trabajos de extracción como en los del beneficio de los minerales obtenidos, con lo que se transformaron los dos antiguos Reales de Minas, pues mientras en Pachuca se ampliaron y remodelaron, haciendas de beneficio, en  Real de Monte se instalaron potentes bombas de vapor para desagüe de los túneles inundados, que pronto   fueron liberados gracias a la rápida extracción del caudal de agua que anegaba sobre todo a los antiguos socavones de la veta Vizcaína, abandonados por los descendientes del Conde Regla una década antes, todo esto propició simultáneamente, la llegada de miles operarios que rápidamente repoblaron estos sitios e  incrementaron de manera ostensible su comercio.

Entre 1824 y 1830, arribaron procedentes de Cornwall un total de 190 operarios, la mayoría especializados en el manejo del equipo de bombeo accionado con vapor, inventado construido en aquella región minera de Inglaterra y otros que, con carácter directivo, emprendieron la explotación y beneficio de los minerales obtenidos del subsuelo de esta comarca. En los años posteriores, no obstante que las operaciones de la Compañía Sajona, no fueron del todo satisfactorias, arribaron por lo menos otro centenar de trabajadores procedentes de la Rubia Albión, migración que continuaría aun después de haber sido adquiridos los fundos de la comarca Pachuca-Real del Monte, por una nueva empresa de capital mexicano, en la que permaneció como socio el Inglés John Buchan continuando así la presencia sajona.

James Straffond, en una extensa entrevista, me reseñaba en 1979, como su bisabuelo, emprendió junto con dos de sus hermanos, el viaje a Pachuca, tras haber sido ser contratados por Richard Rule, un viejo amigo, condiscípulo suyo en  la escuela en Cornwall, quien los convenció para venir a trabajar en las minas de esta comarca, a donde llegaron después otros miembros de la familia. Los Straffond, caracterizados por su gran ingenio, se hicieron cargo de la fundición de Richard Rule en Real del Monte, donde se fabricaban las piezas para el mantenimiento de diversos enceres utilizados en la extracción y beneficio de la plata, obtenida en las minas propiedad de Rule, inclusive su nombre se encuentra ligado a la invención de los “Tanques Pachuca” utilizados ya a principios del siglo XX en el innovador sistema de cianuración.     

La presencia sajona en la comarca Pachuca-Real del Monte, significo además de la transferencia tecnológica, la permeabilidad de diversos usos y costumbres, tales como la peculiar arquitectura de sus edificaciones, la introducción del paste en el arte culinario de la región, la simpatía por la religión anglicana, la práctica de deportes como el tenis, el golf y el futbol, así como otras más que son hoy parte de la vida cotidiana de esta región.  

A casi dos siglos del inicio de las primeras operaciones realizadas por la Compañía de Caballeros Aventureros de las minas de Pachuca y Real del Monte, el espíritu sajón se siente aun en esta comarca. Hoy, aquellos usos y costumbres traídos de la Rubia Albión definen el muy peculiar, mestizaje anglo-mexicano que da un tinte distintivo, a esta región de México, cuya historia, quedo ligada a la minería, actividad que fue la fuente más importante de la economía de la región que llegó a ser la más importante productora de plata en el mundo.

 

Mira las columnas de Criterio Hidalgo  

Noticias relacionadas

Back to top button