fbpx
HidalgoNoticias

Señalan diagnósticos carcelarios, por años, mismas deficiencias


Desde hace al menos cuatro años, los diagnósticos carcelarios, elaborados por la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo (CDHEH) señalan las mismas deficiencias en el sistema carcelario.

En el segundo semestre de 2014, el estudio advierte que la infraestructura penitenciaria es uno de los principales problemas en el proceso de reinserción, ya que se encuentra limitada y en muchos casos es obsoleta, y no aporta lo necesario para lograr la reinserción social.

De acuerdo con la comisión, al cierre de ese año, 14 centros penitenciarios registraban sobrecupo; mientras, al finalizar 2017, el organismo protector de derechos determinó que en 17 inmuebles de este tipo hay hacinamiento.

En ese periodo, la población de personas privadas de su libertad en Hidalgo incrementó 1.31 por ciento, al pasar de 3 mil 740 a 3 mil 789 presidiarios.

El diagnóstico insiste en la necesidad de disminuir la sobrepoblación en los centros de internamiento, con la edificación de un nuevo Centro de Reinserción Social (Cereso) en Hidalgo, con una capacidad mínima para internar a mil 500 personas, lo que representaría un avance en este tema, alerta el organismo.

Dentro del rubro laboral, el reporte destaca que, actualmente, 71 por ciento de la población penitenciaria lleva a cabo alguna actividad de tipo laboral; mientras, en 2014, era 65 por ciento, lo que equivale a un incremento de 6 puntos porcentuales; además, el porcentaje de reclusos que estudian incrementó de 28 a 37 por ciento.

De las mujeres en reclusión, los diagnósticos muestran una reducción, pues de 300 internas en 2014, la cifra bajó a 275 durante la segunda mitad del año pasado.
Desde hace cuatro años, la CDHEH señala la importancia de continuar con el traslado de procesados y sentenciados del fuero federal a los Centros Federales de Reinserción Social.

Es “sumamente importante” contar con parámetros reales para conocer el cumplimiento de la reinserción social, el cual es el objetivo central del sistema penitenciario, que debe tener datos precisos y reales para tomar las decisiones en la materia, señala la CDHEH.

Para mejorar el proceso de reinserción social, el diagnóstico del segundo semestre de 2017, como en años anteriores, advierte que es importante que en las cárceles distritales y en los Ceresos se logre una efectiva separación de mujeres y hombres internos; de procesados y sentenciados, y de los grupos de mayor a menor peligrosidad, previo estudio de personalidad.

Existe sobrepoblación en 13 de 17 centros penitenciarios en Hidalgo.

En 2017 fueron cerradas dos cárceles distritales, la de Metztitlán y Zimapán, por no cumplir con las condiciones de seguridad necesarias.

En el segundo semestre de 2017 se fugaron cuatro reos: uno en Pachuca y tres en Tizayuca.

Yuvenil Torres I Pachuca

Noticias relacionadas

Back to top button