fbpx
Global

Por la guerra, 40 mil desplazados en Bria


bria, una pequeña ciudad en el centro-este de la República Centroafricana, alberga el campamento de desplazados más grande del país, el PK3. Ahí, desde hace casi dos años, viven en condiciones de extrema pobreza más de 40 mil cristianos, muchos de los cuales tienen su propia casa a unos cientos de metros del campamento.

El perímetro de la estructura está vigilado día y noche por el contingente de mantenimiento de la paz de la ONU para evitar ataques, saqueos y violaciones por parte de las varias milicias de mayoría musulmana que tienen el control de la región. La guerra civil, que estalló en el país a finales de 2012, no terminó nunca, y los habitantes de Bria lo saben bien.

La República Centroafricana es un país muy pobre, el último en el ranking mundial del Índice de Desarrollo Humano.

Esta excolonia francesa fue gobernada por diversos regímenes militares desde que se convirtió en un estado independiente, en 1960, y, a pesar de ser rica en materias primas como uranio, oro y diamantes, nunca fue capaz de asentar un crecimiento económico y un régimen político estable.

La guerra civil estalló el 10 de diciembre de 2012 en un contexto de enfrentamientos entre diferentes facciones después del golpe que derrocó al entonces presidente, François Bozizé.

El golpe contra el general, quien a su vez había llegado al poder por la fuerza en 2003, lo protagonizó una coalición rebelde conocida como Séléka (“alianza” en sango, el idioma más hablado del país) y formada por miembros de las etnias de religión musulmana.

Después las milicias Anti-Balaka (Anti-AK47 o Anti-Kalashnikov), de religión cristiana, comenzaron a luchar contra los Séléka, que habían puesto en el poder a uno de sus hombres: Michel Djotodia.

Éste, tras convertirse en presidente, suspendió la Constitución y disolvió el Parlamento. En septiembre de 2013 Djotodia también disolvió la coalición Séléka, sin desarmar, sin embargo, a las milicias que la componían.

En 2013 el Consejo de Seguridad de la ONU apoyó a las tropas de la Unión Africana y a los soldados franceses dentro del país contra el régimen.

París también decidió aumentar su compromiso junto a las 12.000 tropas de paz de la ONU. Los enfrentamientos registraron un período de calma relativa a finales de 2016, cuando el país fue testigo de la pacífica elección del actual presidente y ex primer ministro, Faustin Archange Touadéra.

Sin embargo, en los últimos meses la violencia sectaria vgolvió a crecer, especialmente en las regiones centrales y orientales. Justo donde se ubica Bria y el campamento de desplazados.

  • 688 mil 700 desplazados internos en 2017 en la República Centroafricana, durante 2017.
  • 545 mil refugiados en países vecinos.
  • 2 millones de personas necesitan asistencia alimentaria.
  • 400 mil niños ya no tienen acceso a las escuelas a causa de los enfrentamientos y la devastación de la guerra.

Notimex I Bria

Noticias relacionadas

Back to top button