fbpx
F1La Copa

Se queda Checo con impotencia


En la vuelta 49, Red Bull le dio la orden al mexicano Sergio Pérez de abrirle la puerta a Max Verstappen si su ritmo de carrera era más rápido en la carrera del Gran Premio de España.

“Eso es muy injusto, pero lo haré”, contestó un desanimado tricolor, quien pese a montar las gomas amarillas perdió ritmo.

“Me alegro por el equipo, pero tendremos que hablar después”, mencionó Checo al cruzar la bandera a cuadros.

Al final de la competencia, el tricolor se detuvo a hablar con Christian Horner, jefe de la escudería, y con Helmut Marko, asesor de los austriacos, sobre la decisión tomada en cuanto a la victoria de Verstappen.

“Creo que estuve muy cerca (de ganar) pero al final es un resultado.

“Estábamos en diferente estrategia de neumáticos, dejé pasar a Max al principio y creí que en algún momento tendría la oportunidad de rebasarlo y hacer trabajar mi estrategia”, comentó Pérez.

Justo cuando el neerlandés batallaba con el Mercedes de George Russell a causa de las fallas en el DRS, el tapatío pidió que le dejaran el camino libre, pero se lo negaron.

Agencia Reforma

Sineli Juana Santos Cárdenas

Noticias relacionadas

Back to top button