· 
Hace (25) meses
Las noticias falsas y las elecciones
Guillermo Corrales
Compartir:

Se dice que vivimos en tiempos de post verdad. Las sociedades del mundo llevan poco más de una década adecuándose a la velocidad con la que puede llegar todo tipo de información a sus manos a través del internet y un teléfono inteligente.

Este método de recibir información inmediata explotó en los últimos 10 años con la masificación de dispositivos móviles que soportaban la navegación básica en internet y especialmente en las redes sociales. Hoy Facebook y Twitter son el principal insumo de la población con celulares inteligentes para recibir información de todo tipo.

Aquí está el reto. Todo tipo de información incluye a la desinformación, incluye a las noticias falsas, a las #FakeNews. El gran fenómeno político social sucedido en el 2016 con el triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos puso los ojos del mundo en el método y algoritmo que utilizan estos gigantes tecnológicos para acercarnos información a lo que vemos al abrir aplicaciones como Facebook y Twitter.

La democracia se alimenta de información, y como todo alimento, puede nutrir o enfermar. Las sociedades democráticamente sanas deben consumir información fidedigna, le conviene a la ciudadanía, actores políticos, partidos y autoridades de todo tipo. Las noticias falsas enferman la calidad de nuestra convivencia social y política, generan realidades alternas que producen confusión y llevan invariablemente a tomar decisiones basadas en algo que no es como se cree.

Por eso entre todas y todos debemos reducir al mínimo las noticias falsas, las autoridades, los medios de comunicación y las figuras públicas de todos los ámbitos debemos generar información fidedigna, comprobable y rápida, para que la ciudadanía tenga y consuma información real, que les haga tomar decisiones con todos los elementos que necesiten.

Generar estas circunstancias es la esencia del voto libre, informado y razonado que merecemos todas y todos. Las autoridades electorales tenemos la obligación de brindar la información no solo de nuestro actuar como árbitro electoral, sino respecto de las etapas y avances de la organización de los procesos electorales, para que la ciudadanía se integre, se involucre y participe.

La democracia germina en ambientes reales de participación y de información real, procuremos generar esos escenarios y especialmente procuremos consumir noticias de fuentes confiables. No solo somos lo que pensamos, también somos lo que leemos.

Compartir:
Relacionados
title
Hace 20 horas
title
Hace 20 horas
title
Hace 20 horas

© Copyright 2023, Derechos reservados | Grupo Criterio | Política de privacidad