· 
Hace (25) meses
La importancia de un árbitro electoral fuerte
Guillermo Corrales
Compartir:

Nuestro país vive un clima de polarización política propio de sistemas democráticos en desarrollo, desde donde los actores políticos tratan de enviar mensajes a la ciudadanía para presentar sus propuestas, ideas o críticas sobre lo que debería seguir, cambiar o mejorar en la vida pública.

Estas expresiones de ideas críticas basadas en sus aspiraciones políticas de poder convencer al electorado que cierta ideología de gobierno es mejor que otra, enriquecen el debate público y la discusión sobre los asuntos de interés general. Son estas expresiones una señal de que en nuestra democracia hay cabida para todas las expresiones que, dentro del marco de la ley, se realicen respecto de la vida pública y política.

Hemos comprobado a lo largo del siglo XX que para que una democracia encuentre una verdadera consolidación dentro de una sociedad, necesita indispensablemente de instituciones autónomas y especializadas en materia electoral para garantizar a las y los contendientes, una cancha pareja. Es decir, la democracia necesita árbitro; eso somos y para eso fuimos llamados quienes integramos las autoridades electorales.

Ahí radica la importancia de contar con un árbitro electoral fuerte, consolidado e independiente. La historia reciente en nuestro país y en nuestro estado nos ha demostrado que cada día los procesos electorales son más competidos y más demandantes tanto para los actores y partidos políticos, como para las autoridades electorales.

En Hidalgo, hoy nos encontramos en la etapa de intercampañas del proceso electoral local en el que renovaremos la gubernatura de la entidad y en este marco, el Instituto Estatal Electoral de Hidalgo ha encontrado enormes retos en estos primeros días del año, los cuales hemos atendido con toda la responsabilidad que se merece y con el propósito de brindarle a la ciudadanía un ejercicio democrático que les permita participar de manera libre, decidida y con todos los elementos necesarios para que el próximo domingo 5 de junio acudan a la casilla que le corresponda y ejerzan su derecho al voto libre.

Como lo referí el 15 de diciembre pasado, en una sociedad a veces tan desigual como la nuestra, el voto es un ente igualador, el voto es uno de los muy pocos ejercicios ciudadanos que permite poner a todas las personas bajo las mismas condiciones, sin importar el origen, las preferencias o la historia de cada una.

La fortaleza de las instituciones electorales garantiza la certeza e imparcialidad de los procesos por los cuales elegimos a nuestras autoridades y en eso debemos ser corresponsables todas y todos.

Hoy nace este espacio para poder acercarles historias e ideas que permitan aportar elementos positivos a la vida pública de nuestro estado y de nuestra República. Agradezco la oportunidad que me brinda esta casa editorial.

Twitter: @MemoCorrales
facebook.com/guillermocorralesg

Compartir:
Etiquetas:
Relacionados
title
Hace 50 minutos
title
Hace 58 minutos
title
Hace 1 hora

© Copyright 2023, Derechos reservados | Grupo Criterio | Política de privacidad