Leer para proponer

“Por la soberbia y vanidad se han extraviado muchos, llegando a veces a padecer ceguera casi incurable”.

Tomás de Kempis

 

Morenistas, priistas, frentistas e independentistas, cuatro opciones y cuatro destinos. A partir de hoy, hablaremos, según el partido, de sus respectivas características; ¿cómo se comportan sus integrantes y sus seguidores?, ¿cómo se defienden ante los ataques de sus contrincantes? Y, ¿cómo se ven, en el futuro, si el voto llegara a favorecerlos? Para los morenistas, ellos ya ganaron. A pesar de que todavía faltan 80 días para las elecciones, ellos ya ganaron. No obstante aún existe 30% de indecisos, ellos ya ganaron. En otras palabras, se sienten winners y por ende se asumen como los salvadores de la patria. De esta patria quebrantada, explotada y saqueada por los priistas, panistas, empresarios, sacadólares y por la bola de rateros sin escrúpulos.

Si son morenistas es porque son honestos, no importa si militaban en otro partido y si solían hablar pestes de su ahora dirigente. De pronto, de la noche a la mañana, se pusieron la camiseta de Morena y están dispuestos a defender, a capa y espada, los valores de su partido. No importa si los nuevos integrantes son de izquierda o de derecha, si fueron corruptos o eran mafiosos o si pertenecían, en algún momento de su vida, a la mafia del poder. Los morenistas son intransigentes. Cuando discuten acaparan la palabra sin dejar hablar a su interlocutor. Cuando una osa disentir con algunos de los hechos o dichos del líder de Morena, los morenistas se alteran, se ciegan, suben la voz, manotean y en un monólogo interminable empiezan a decir: “Ya ganamos. Morena está arriba en las encuestas con más de diez puntos. Ha de ser por algo, ¿no crees? Porque Andrés es el único político mexicano que conoce las necesidades del pueblo. Él no se equivoca, tiene un gran olfato político.

El pueblo, que es bueno y sabio, le cree a su próximo Presidente. Además, es sumamente respetuoso de la ley. Sabe escuchar. No es que sea autoritario, es que siempre tiene la razón. Además, los verdaderos autoritarios siempre han sido los priistas. Él fue el mejor jefe de Gobierno que ha tenido la Ciudad de México y ahora será el mejor presidente de la República. Es un gran juarista.

¿Sabías que Juárez no se robó ni un lápiz? No es que Andrés sea ambicioso, si quiere llegar a la Presidencia, como ya llegó, es porque es el único que puede ofrecer un verdadero cambio. El país ya no aguanta. ¿Sabes por qué estamos como estamos? Por personas como Meade y como Anaya. ¡El maldito PRIAN! Votar por ellos sería totalmente inmoral. Sería no tener memoria histórica. Es como si volvieras a votar por Salinas o por Calderón. ¿Quién le cree a los priistas? ¡Nadie! En cambio los discursos de Andrés son impecables, le salen del corazón. Su honestidad está aprueba de toda duda, él es el único que terminará con la corrupción y la impunidad. Toda su vida ha sido congruente con lo que piensa y actúa.

Su gabinete está conformado por personas intachables y brillantes, son funcionarios con experiencia. Cuando él, su esposa y su pequeño hijo vivan en Palacio, en donde vivió el presidente Juárez, lo harán con absoluta austeridad. Sin privilegios. Todos en su gabinete ya están trabajando en los proyectos 2018-2024. Muchos ya se los presentaron y ya los aprobó. Ya ganamos, incluyendo las Cámaras y la Ciudad de México”. Los morenistas están tan obnubilados con la figura de López Obrador que todo le perdonan, todo se lo justifican y todo se lo permiten. Lo adoran, lo admiran y lo endiosan a la menor provocación. “¿Sabes por qué Andrés invitó como candidato a una senaduría a Napoleón Gómez Urrutia, que ni conoce? Porque es inocente. Lo mismo sucede con Elba Esther Gordillo.

Los dos fueron chivos expiatorios del sistema”. Los morenistas padecen el peor de los pecados capitales: ¡la soberbia! Todo lo anterior es una muestra patente de este terrible pecado. No queremos imaginar lo que sucederá si pierden, tampoco si ganan. No hay que olvidar que los nuevos morenistas, que acaban de llegar al partido, gozaron de los favores del sistema prianista. ¿Por qué hemos de creer que ahora van a cambiar? Morena ¿es partido o acaso es religión? ¿Por qué pregonan tanto amor y no justicia? Dios y Juárez nos agarren confesados con los morenistas.
AL FINAL, los magistrados electorales premiaron

Te puede interesar:

Tras hechos violentos, PAN solicita resguardo de paquetería electoral

Tras los hechos de violencia registrados en los municipios de Huejutla, Xochiatipan, Ixmiquilpan Pacula y …

/** ADS Render - HOME **/ //970 TOP home patrocinado