fbpx
A criterio deCarlos Loret de MolaColumnas

En su primer telefonema con Biden, AMLO defendió a Trump


Lo primero que quiero decirle es que yo no soy Trump. Con esa frase abrió la conversación el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, en un claro afán por relajar el tono protocolario de la llamada telefónica y definir su posición.

Biden no esperaba que, del otro lado de la línea, el presidente de México no sólo no recogiera el comentario divertido, sino que asumiera con seriedad la defensa del mandatario norteamericano saliente. López Obrador contestó sobriamente a Biden: pues yo debo decirle que con el presidente Trump tuvimos una gran relación, él siempre nos respetó mucho.

Ese fue el primer intercambio directo entre Biden y López Obrador, a través de la traducción oficial, según me confirman fuentes que tuvieron acceso al contenido de la llamada telefónica que sucedió el pasado sábado 19 de diciembre. El presidente de México se encontraba de gira por el sureste, en compañía de su canciller Marcelo Ebrard. La llamada se hizo desde el palacio municipal de Valladolid, Yucatán, a través de un celular con altavoz. El viernes pasado el mandatario mexicano tuvo un segundo telefonema ya con Biden presidente. Lo que le relato sucedió en la primera llamada, la de diciembre.

A juzgar por la manera en que Biden planteó el inicio de esa conversación -yo no soy Trump- uno imaginaría que en sus pláticas con otros jefes de Estado esa frase le ha servido para mandar el mismo mensaje de alivio, de fin del estado de pleito, de regreso a la normalidad que ha implicado su llegada a la Casa Blanca. No calculó que el presidente de México, el país más agraviado por Trump en su historia política, saliera en defensa del magnate.

De acuerdo con las mismas fuentes, López Obrador presumió a Biden que Trump nunca se metió con México, que no intervino en los asuntos del país, y que eso para él era muy importante. Biden le reviró que su futuro gobierno no tenía ninguna intención de intervenir en la vida interna de su vecino del sur.

Algunos momentos de la llamada que recordaron una conferencia mañanera de Palacio: López Obrador citó a Benito Juárez (“el mejor presidente que ha tenido México”, repitió) con la histórica frase del “respeto al derecho ajeno…”, y dijo que en materia migratoria lo importante era atender las causas del problema, cosa en la que coincidió Biden, quien al momento del telefonema le faltaba un mes para tomar posesión.

En la segunda llamada (el viernes pasado), según se difundió oficialmente, regresaron al asunto de atender las causas de la migración, y el presidente de México adelantó que el mandatario americano tiene planes de realizar una inversión de 4 mil millones de dólares en Guatemala, Honduras y El Salvador, justo para atacar las condiciones de pobreza y violencia que generan los flujos migratorios.

 

SACIAMORBOS

Los mejores deseos y pronta recuperación para el presidente de México, tras su anuncio de que tiene coronavirus.

Noticias relacionadas

Back to top button