fbpx
A criterio deColumnasJorge Martínez López

Don Chemo, a un año


El viernes próximo se cumplirá el primer año de que el periodista Anselmo Estrada Alburquerque dejó de aporrear las teclas, ausentó su Inocente Polvorita, esa columna que de tan bien escrita puedo apostar que la clase política no la entendía en toda su dimensión.

Se cumple un ciclo de añoranzas, de recuerdos a cada momento, de visitas a lugares y amigos comunes, de la ausencia del amigo que compartía una visión muy semejante de nuestro entorno, de la política, de los cuates y los no tanto.

Hacer un esfuerzo imaginativo de cómo sería una charla con don Chemo en estos momentos, sin más, pediría ponerse al tanto, como muchas veces lo hacíamos en temas poco comunes o poco conocidos. Por su naturaleza, pediría detalles en donde siempre cabía una gracejada que terminaba en chunga, según sus propios términos.

Y entonces, a simplificar en una charla lo transcurrido en estos 12 meses.

En política, tema central serían los cacerolazos al interior del priismo entre los actos de bondad del delfín del gobernador, Israel Félix contra la repentina campaña de la serrana Carolina Viggiano, quienes ya aceleran la sucesión gubernamental.

En las filas de sus contras, al menos en Morena, se perfilan proyectos sólidos como Arturo Herrera, pero por su desempeño en Hacienda difícilmente le permitiría visitar Hidalgo en búsqueda de una candidatura, ante un José Ramón Amieva quien desde su alcaldía en Mixquiahuala hace ruido.

Con motivo de la pandemia fue el primero en regalar oxígeno para los enfermos de covid. Y lejano se observa la participación del senador Julio Menchaca a quien lo absorbió la burocracia legislativa.

En los demás partidos se han desdibujado tiradores, que, si bien no contaban con fortalezas reales, si traían a flor de piel su deseo de ocupar el cuarto piso de Palacio de Gobierno. Por ejemplo, Cipriano Charrez y Gerardo Sosa Castelán, que perseguían ese anhelo, pero de manera coincidente terminaron en la cárcel, al igual que Diana Bayardo, otra suspirante.

Quien ya no busca la gubernatura, sino un amparo, es Erick Marte, al ser señalado como integrante de una banda delincuencial. Mientras, el profesor Moisés Jiménez no cuenta con señalamientos personales, pero si su compañera de batallas, Mirna García, quien afirman es buscada hasta por la Interpol.

Estos comentarios, sin duda, irían de la mano de citas históricas o vividas en primera persona dictadas por esa memoria privilegiada que siempre caracterizó a don Chemo.

También tendríamos que lamentar los muchos minutos de silencio en memoria de los 5 mil 543 hidalguenses que perdieron la vida, pese a tener el hospital más novedoso de América Latina, el Hoy no circula más eficiente, los hospitales más equipados, los mecanismos de difusión más eficaces, los complementos alimenticios más efectivos para personal médico, en fin.

Claro está que festejaríamos con alboroto que ya tenemos satélite, y no cualquier cosa, sino uno con nanotecnología. Y claro que la pregunta vuela: ¿cómo se auditará la conveniencia y el uso del artefacto si ya lo mandaron al espacio? Eso sí, los hidalguenses seríamos los primeros en saber si existe riesgo de una invasión alienígena, esto ya en tono de escarnio. Cuantos temas inacabables más estarían pendientes con don Chemo.
Ya pasó un año, pero espero una llamada para ir a desayunar un conejo en salsa negra que tanto disfrutaba, junto con café de olla y tortillas echadas a mano.

 

Nimiedades: Comenzaron las filtraciones de reuniones privadas, exhibiendo presuntas traiciones, lo cual indica que la batalla interna del tricolor será de altos vuelos.

Noticias relacionadas

Back to top button