fbpx
PopcornTicket

Un amor extraño


Que una pareja de estrellas de Hollywood trabaje junta no es nada extraño, aunque muchos actores prefieren no mezclar el amor con los negocios.

El caso de Natalia Dyer y Charlie Heaton es diferente, pues su romance surgió precisamente en su lugar de trabajo: la serie Stranger Things, en la que sus personajes, Nancy y Jonathan, son novios.

Hasta la segunda temporada de la producción, las cosas estaban así: tenían una relación frente y detrás de cámaras.

Pero en la tercera las cosas se complicaron un poco: ya no solo eran una pareja de actores que trabajaba en un mismo programa, sino que en la historia sus personajes colaboran juntos en el periódico local de Hawkins, Indiana.

“Recuerdo que una de las primeras cosas que supe sobre la trama de esta temporada es que íbamos a tener un trabajo. Era interesante porque no sabía qué clase de labor nos iba a tocar.

“Ahora puedes verlos en un ambiente distinto y la gente se comporta de manera diferente cuando está trabajando. Es padre ver cómo van poniendo a estos personajes en diferentes circunstancias y cómo van aprendiendo a lidiar con ellas”, compartió Charlie en entrevista.

Los jóvenes son reacios a hablar sobre su relación, incluso no se sabe exactamente cuándo iniciaron su noviazgo, aunque no lo ocultan.

“Es realmente divertido. Estamos muy cómodos juntos, podemos interpretar, jugar, sentirnos libres y luego hablar sobre ello”, confió Natalia.

Así como sus personajes evolucionaron y tienen una mayor presencia en la trama, sus vidas también se transformaron a consecuencia del éxito de la serie.

“Pasamos de ser anónimos a que la gente supiera nuestros nombres, a ser los representantes del show. Cambia mucho, para bien y para mal. Vives muchas cosas solo por ser parte de la producción. Por ejemplo, viajas por el mundo, conoces gente”, añadió el actor.

Antes de la serie de Neftlix, ambos habían hecho sus pininos en el cine y la televisión; Charlie incluso probó suerte en la música con las bandas Comanechi y Half Loon.

Pero nunca habían experimentado lo que implica ser parte de una producción de éxito internacional (la tercera entrega acumuló 40.7 millones de espectadores, es decir, personas que por lo menos vieron el 70 por ciento de un episodio, de acuerdo con Netflix, en sus primeros cuatro días en la plataforma).

“Entiendes la influencia que tiene el cine y la televisión tan solo por la manera en que unos completos extraños se te acercan y por lo que te dicen.

“Muchas veces los afectas de una manera muy emotiva con solo conocernos y eso te da destellos del poder y de lo que el show puede significar para la gente. Eso fue algo nuevo de lo que te vuelves testigo estando de este lado”, concluyó Natalia.

 

Fidel Orantes I Agencia Reforma

También te puede interesar:

Su majestad, Olivia Colman

Noticias relacionadas

Back to top button