fbpx
PopcornTicket

Un amor entre las estrellas


En la nueva serie Night sky, Sissy Spacek y J. K. Simmons dan vida a un matrimonio que, al recorrer su patio trasero, descubre un portal que conduce a un planeta desconocido.

Para ambos actores, lo que les atrajo de este proyecto, más que participar en una historia basada en la ciencia ficción, fue la oportunidad de ahondar en la relación de amor entre los protagonistas de la historia que se cuenta, Irene y Franklin York.

“Definitivamente, esta relación tan especial que existe entre esta pareja, todo su matrimonio, fue lo que me hizo querer formar parte del proyecto. Es algo que ya no es común”, aseguró Spacek en entrevista vía videollamada.

“También fue la razón que me llevó a esto”, agregó Simmons. “Además, cuando tuve la oportunidad de conocer el proyecto, Sissy ya era parte de él y ese definitivamente fue otro gran motivo. ¿Cómo decir que noa Sissy?”.

Esta es la primera vez que los actores, ambos ganadores del Óscar (ella, por La hija del minero, y él, por Whiplash: Música y Obsesión), colaboran en la pantalla.

Sin embargo, al comenzar las filmaciones lograron crear una química inmediata, algo que atribuyen a que mantienen relaciones estables en la vida real.

“Claro que fue una guía para esto. He estado en una relación de más de 50 años (con el diseñador de producción de cine Jack Fisk) que continúa llenándome y es un regalo”, compartió Spacek.

“La mía (con Michelle Schumacher) lleva apenas unos 31 años, pero los dos creemos en la rareza, la belleza y a veces las dificultades del amor, y en que la vida se trata justo de esa perseverancia y ese cariño que desarrollas a través de los años por alguien más”, agregó Simmons.

En Night sky, cuya primera temporada consiste de ocho episodios y ya está disponible en Prime Video, los protagonistas logran mantener oculto el secreto que tienen en casa. No obstante, la llegada de un enigmático joven proveniente de otro mundo les hará cuestionarse si están dispuestos a continuar sus exploraciones.

“Construir a mi personaje (Jude) fue algo bastante desafiante. No sabía ni por dónde empezar porque es muy complejo, así que partí de los fundamentos, de entender de dónde viene, su pasado, su comunidad, todo esto que fue clave del show”, destacó Hansen.

“Estuve encantado de hacerlo y me siento muy afortunado de que me hayan elegido. Incluso hasta el día de hoy sigo pellizcándome porque no puedo creer que haya tenido la oportunidad de trabajar con estos grandes actores”, agregó el tailandés-australiano.

Maria Fernanda Palacios

Agencia Reforma

Noticias relacionadas

Back to top button