fbpx
MultimediaSonoroTicketVideos

The Weeknd brilla con luz propia en el Super Bowl LV


Entre la oscuridad que azotó al mundo por la pandemia The Weeknd demostró que es su talento es una luz cegadora, capaz de brillar por su propia cuenta con un espectáculo en el Super Bowl LV sin invitados, con casi nula interacción del público e incluso alejado, en su mayor parte del tiempo, de la cancha.

El canadiense apareció en el Raymond James Stadium de Tampa Bay sobre un automóvil, como en el video de Blinding lights, pero su aparición real fue de pie, cuando las gradas se separaron y apareció entre una luz.

Mientras enmascarados se movían a sus espaldas, el intérprete arrancó con Starboy, que entonó sin la cara demacrada ni vendada, como en sus anteriores apariciones en shows, pero con el mismo atuendo con saco rojo que mostró en los premios MTV y los American Music Awards.

Casi todo su show lo hizo en las gradas donde estaban 22 mil personas que pudieron asistir al estadio en Florida, sumados a los espectadores televisivos, que suelen superar los 100 millones.

Los fuegos artificiales estallaron mientras el cantante entró de nuevo por donde vino, para perderse entre luces mientras entonaba Can’t feel my face.

Entonces aparecieron los únicos invitados de la noche: bailarines con el mismo atuendo y, ellos sí, con los rostros vendados. No hubo aparición de Ariana Grande, Rosalía o Maluma, como todos especulaban, pero el show fue igual de aplaudido.

The Weeknd recurrió al hit I feel it coming, que tiene con Daft Punk, mientras los fuegos artificiales estallaban tras él, pero no se detuvo y enloqueció

a la audiencia con Save your tears y Earned it, esta última acompañada de violinistas.

El campo se llenó de más bailarines, vestidos exactamente igual que el tres veces ganador del Grammy, Abel Tesfaye, el verdadero nombre de The Weeknd, entonó su hit Blinding lights.

Tesfaye, hijo de padres etíopes, contó a The Guardian que se crió con la televisión para evadir la soledad, pues es hijo de una madre soltera que necesitaba muchos trabajos para mantenerlos.

El músico ya no pasa las horas frente a la pantalla: ahora él es el espectáculo que el mundo no se puede perder.

Aunque el estadio no podía congregar a la misma cantidad de aficionados por la pandemia, las estrellas se juntaron en el súper domingo.

Para enaltecer el espíritu patriótico de los estadunidenses, la dos veces ganadora del Grammy H.E.R. deleitó al entonar America the beautiful, acompañada de su guitarra, en un pequeño escenario montado entre las tribunas previo al evento deportivo.

 

 

Mauricio Ángel Núñez I Agencia Reforma

 

Noticias relacionadas

Back to top button