fbpx
SonoroTicket

Sororidad musical


En la escena musical mexicana, las mujeres ya no están solas porque se cobijan entre ellas.

Gracias a un chat grupal fue como se han unido para crear una red donde se ofrecen ayuda para llevar sus carreras en una especie de sororidad (solidaridad entre mujeres que luchan por su empoderamiento).

El ejemplo más evidente se dio con la reunión de 70 intérpretes que cantaron en el concierto que ofreció Mon Laferte en enero en el Palacio de los Deportes.

“En su mayoría son proyectos independientes en ese chat, donde todas están compartiendo sus canciones y preguntan cualquier cosa, como si alguien sabe usar tal programa de computadora.

“Hay quienes hacen folklore, música electrónica o urbano. Es bello ver la diversidad en las mujeres”, compartió Laferte.

En esa ocasión, sobre el escenario estuvieron Alejandra Moreno (Ruido Rosa), Marcela Viejo, Madame Récamier y Paz Court, entre otras, pues en el chat hay más de 100 participantes.

Para las artistas con más experiencia, la unión es una muestra clara de los cambios respecto a cómo era la situación cuando ellas iniciaron, pues el grupo es un espacio donde pueden pedir consejos o compartir lo que han aprendido. “Es muy padre. Hay chicas bajistas, guitarristas, ingenieras, productoras, pero la mayoría somos todólogas. Nosotras crecimos de una forma muy solitaria en nuestras carreras, sin tener muchas amigas que hicieran música, y ahora ya no estamos solas.

“Nos echamos la mano con consejos, damos opiniones sin agredir a nadie en diferentes temas y de repente nos vemos, nos juntamos tanto en reuniones musicales como para platicar con un vino. ¡Es vital!”, expresó Madame Récamier.

El optimismo que sienten también viene al ver la evolución de la industria musical, donde si bien aún no se logra una equidad completa de género, su presencia y relevancia como artistas femeninas ha crecido.

“Llevamos mucho tiempo picando piedra. Había pocas mujeres en festivales, pero eso está cambiando y me emociona. El chiste es que siga aumentando. Estamos uniéndonos cada vez más.

“Crecimos algo separadas porque nos daba miedo preguntarnos y pedirnos apoyo, lo sé porque pasé por ahí, pero ya es diferente”, agregó Récamier.

 

EMPRENDEN EL VUELO

Después de escucharse juntas, las intérpretes ya no quieren soltarse.

Tras su primer encuentro formal en los ensayos del tema Cucurrucucú, paloma, que entonaron en el show de Mon Laferte, muchas de esas participantes formaron El Palomar, un proyecto donde todas las mujeres de la escena musical en México son bienvenidas.

“La idea es ser palomas libres. Tenemos la necesidad actual de visibilizar el trabajo de las mujeres, generar espacios y contenidos que nos unan y nos permitan tratar estos temas y empoderarnos.

“Tomamos este coro como una plataforma de difusión, apoyo y fortalecimiento”, explicó en entrevista la cantautora chilena e integrante del colectivo Paz Court.

Por ahora, en el proyecto son cerca de 60 mujeres, aunque crecerá, pues tras crear un perfil de Instagram nuevas cantautoras han escrito para poder unirse.

Además de presentaciones de El Palomar, que aspira a llegar a festivales, las integrantes planean invitar a sus compañeras a los conciertos que cada una de ellas dé y el número dependerá del tamaño de los escenarios.

“Este proyecto tiene la idea de colectividad porque funcionamos como un coro, pero también en la individualidad porque cada una de las participantes tiene su proyecto personal con su diversidad”, destacó Court.

 

Mauricio Ángel I Agencia Reforma

 

Noticias relacionadas

Back to top button