fbpx
SonoroTicket

Rockea Paco Ayala en familia durante la cuarentena


Estar rodeados de instrumentos y escuchar todo tipo de música es algo normal para Valentina, Max e Isabella Ayala, quienes a diario conviven con pianos y guitarras, cuenta Paco Ayala, bajista de Molotov.

“Cuando era niño siempre había instrumentos en mi casa, mi papá también era músico y pasa un poco lo mismo. Es una convivencia bien padre: si hay algo de lo que siempre podemos platicar, debatir y aprender es de música”.

Para los hijos del rockero es natural verlo ensayar en casa, que salga de gira y ser los primeros en apuntarse a sus shows.

“Les encanta estar en el escenario y están felices, como ven que su papá se la pasa increíble haciendo lo que hace y se dedica a lo que más le gusta no lo ven como un trabajo, sino como una fortuna”, dice el músico.

Sin embargo, confiesa que no todo es rock, pues sus hijos también se inclinan por bandas o artistas pop como Twenty One Pilots y Billie Eilish.

“La música aquí es muy mezclada, todo el tiempo es ver quién gana el espacio para poner su teléfono a la hora de la comida y ver quién pone una canción o un disco nuevo”.

Derivado de la constante presencia de la música en su casa, Max, de 11 años, muestra un enorme gusto y habilidad por la batería.

“Empezó a los 4, le regaló su mamá una batería de juguete y después le di una de verdad, prácticamente lleva como 6 o 7 años practicando. Toma clases y está todo el día tocando, por lo menos un par de horas tiene uno que soportar los tamborazos”, bromea Ayala.

Mientras que Vale, de 14, también ha tomado clases de piano, bajo y guitarra.

“A ella la veo más en un perfil de compositora; le encanta escribir, posiblemente acabe haciendo mis canciones cuando sea más grande”.

Vania Arzola I Agencia Reforma

 

También te pued interesar Rinden tributo a Héctor Suárez

Noticias relacionadas

Back to top button