fbpx
SonoroTicket

Siente Lino Nava que ha vuelto a nacer


El mismo día que firmó las escrituras de su casa y pensaba en cómo celebraría su cumpleaños 50, Lino Nava, guitarrista y compositor de La Lupita, se enteró de que aquella molestia en su ojo izquierdo se debía a un tumor cancerígeno del tamaño de una pelota de golf.

Casi dos años y medio después, lapso en el que se sometió a cinco cirugías, siete meses de quimioterapia y radiación y hasta enfrentó Covid-19, el músico al fin está sano y casi siente que ha vuelto a nacer.

“Agradezco ver el amanecer o una flor. Revivió en mí una cuestión de infancia, el redescubrimiento de las cosas, y eso lo agradezco. Fue una gran enseñanza que me dio este proceso tan difícil, porque estamos con vida después de este penar”, compartió en entrevista telefónica.

“El jueves en la noche, que el oncólogo me dio la noticia, lo primero fue venir a ver a mi hija, de 10 años. Ella tenía los ojos llenos de lágrimas y la vi sonreír como no lo había hecho en más de dos años. Esa retribución fue más grande que ganarse un Grammy, que cualquier cosa”.

El rockero, de 52 años, dice que si fuera un gato ya habría quemado la mayoría de sus vidas, pues sus amigos le decían que sólo faltaba que le cayera un meteorito.

Los médicos diagnosticaron que tuvo el 80 por ciento de probabilidades de perder el ojo, algo que no ocurrió, pero sí perdió el 80 por ciento del gusto y olfato cuando se contagió de coronavirus.

“Me tocó la lucha contra el cáncer, la pandemia, y encima, Covid también me dio, por eso recuerdo muy bien cuando le di una mordida a un jitomate que me supo. Estos procesos son enseñanzas, hace que tengas momentos donde aprecias lo más sencillo de la vida”, destacó.

En diciembre, La Lupita brindó un show por streaming, pero a medio show Nava empezó a sentirse mal y no pudo concluirlo, algo que no le había pasado en más de 30 años de carrera.

“Fue muy feo despertar en una ambulancia sin poder terminarlo. Afortunadamente estoy bien, me estoy cuidando, dejé de beber, mejoré mi alimentación. Hoy me siento con mucha fe, esperanza y gratitud, además de con muchas ganas de tocar”.

Está convencido de que le falta mucha música por entregar, por eso le ilusiona volver a los escenarios para celebrar los 30 años de La Lupita en festivales y en un show en el Teatro Metropólitan, previsto para noviembre.

 

Mauricio Ángel I Agencia Reforma

 

Noticias relacionadas

Back to top button