fbpx
Lo que circula en la redTicket

Resucita debate en Rusia


La temperatura es de 55 grados bajo cero. En medio de un paisaje nevado, Yuri Dud, un célebre youtuber ruso, presenta su viaje a través del corazón de la “ciudadela de los crímenes estalinistas”: Kolimá, en el extremo noreste de Rusia.

Publicado a finales de abril, su video ha superado 14 millones de reproducciones, un éxito inesperado que ha reavivado las discusiones sobre la memoria del gulag en Rusia, donde la juventud a menudo es considerada indiferente a las páginas oscuras de la historia del país, minimizadas con gusto por el Kremlin.

Yuri Dud, de 32 años, se había destacado hasta ahora en las redes sociales por sus entrevistas descontracturadas con políticos y artistas de todo tipo. Es la primera vez que aborda de manera frontal un tema tan polémico.

“Mis padres me dijeron toda mi vida ‘ten cuidado, no llames la atención. Somos gente simple’”, cuenta al principio de este video de más de dos horas con subtítulos en inglés.

“Siempre me pregunté de dónde venía este miedo entre los ancianos. ¿Por qué que el mínimo acto de valentía conlleve un castigo? Mi hipótesis es que eso nació en el siglo pasado. Y uno de los orígenes de este miedo es Kolimá”, cuenta.

A partir de 1930, esta región se convirtió en uno de los centros del sistema de represión estalinista.

Según estimaciones, al menos un millón de trabajadores se agotaron en sus minas y campos. Decenas de miles encontraron la muerte allí durante una tragedia inmortalizada por los Relatos de Kolimá, de Varlam Shalámov, uno de los grandes escritores del gulag junto con Alexandr Solzhenitsyn.

Para Irina Shcherbakova, miembro de la oenegé Memorial que documenta esos crímenes y sufre una fuerte presión de las autoridades, el youtuber supo captar la atención con un lugar emblemático. “Los rusos saben que es un lugar lejano vinculado con acontecimientos terribles, incluso si aún no saben por qué”, indica Shcherbakova, agregando que la fama de Yuri Dud y sus “preguntas inocentes” hacen de él un guía ideal para un público neófito.

Su viaje a Kolimá está salpicado de entrevistas con historiadores, jóvenes de la región y familiares de exprisioneros, entre ellos la hija del fundador del programa espacial soviético, Serguey Korolev.

Como cuenta Dud, la idea se le ocurrió tras la publicación en octubre de un sondeo según el cual casi la mitad de los rusos de 18 a 24 años nunca había oído hablar de la represión estalinista.

“El terror está mencionado en los manuales escolares. Pero son cuestiones delicadas que muy a menudo quedan apartadas”, explica Natalia Zorkaya, investigadora del centro independiente Levada.

Bajo la presidencia de Vladimir Putin, el Kremlin y los medios públicos desarrollaron una visión de la historia centrada en los éxitos de la Unión Soviética, en particular su victoria contra la Alemania nazi.

“Es un guiso en el cerebro de los jóvenes. Stalin es presentado como el padre de la victoria, pero también como el autor del gran terror. Eso crea fracturas mentales”, comenta Irina Shcherbakova, que se presenta de manera regular en establecimientos escolares.

“La cuestión del precio humano de la victoria está excluida del espacio público y la escuela no puede compensar esto, incluso con buenos profesores”, lamenta de su lado Natalia Zorkaya.

 

Juan Carlos García

Agencia Reforma

Noticias relacionadas

Back to top button