fbpx
PopcornTicket

Presionaron a Sharon Stone para tener sexo con actor

La actriz detalló parte de la conversación que tuvo con el ejecutivo


Con el argumento de lograr una mejor química entre ellos, Sharon Stone fue presionada por el director de un estudio para que tuviera sexo con su coprotagonista.

En su libro de memorias, The Beauty of Living Twice, la actriz detalla parte de la conversación que tuvo con el ejecutivo, el cual prefirió no mencionar ni dar el nombre de la cinta en cuestión.

“(Pensé) ‘ustedes insistieron en este actor, pese a que no pudo hacer ni una escena completa en la prueba… ¿Ahora piensan que si me acuesto con él, se convertirá en un buen actor? ‘. Nadie es tan bueno en la cama”, escribió Stone en su libro.

“Sentí que pudieron haber contratado a alguien con talento, que pudiera hacer una escena y recordar sus líneas. También que ellos podían tener sexo con él y que me dejaran fuera de eso. Mi trabajo era actuar, lo dije, y esa respuesta no fue muy popular. Por eso fue considerada difícil”.

No fue una sola vez, en varias ocasiones los productores le sugirieron que se acostara con sus compañeros porque sería lo mejor para la cinta.

“El sexo, no sólo la sexualización en pantalla, se esperaba de mi negocio.

“Mucha gente me pregunta cómo fueron mis días como súper estrella, fueron así: juega con la pelota o salte del campo, niña”.

La revista Vanity Fair publicó un extracto de la autobiografía de la actriz, en la que también cuenta cómo no supo que sus partes íntimas serían filmadas y expuestas en aquella escena de la película Bajos Instintos cuando cruza las piernas de manera seductora.

La ganadora del Globo de Oro recuerda que la primera vez que vio cómo había quedado la toma fue en una proyección, con la sala llena de agentes y abogados.

“Así fue como vi la escena de mi vagina por primera vez, después de mucho tiempo en el que me dijeron (en el rodaje): ‘No se ve nada, sólo necesitamos que te quites tu ropa interior porque el blanco refleja la luz y se alcanzan a ver.

“Sí han existido muchas opiniones sobre este tema, pero como soy yo la de la vagina en cuestión, les digo: el resto de los puntos de vista no importan.

Relata que después de ver la escena abofeteó al dierector Paul Verhoeven y llamó a su abogado Marty Singer.

“Me dijo que no podían estrenar la película así como estaba… Y, según Marty, según el Screen Actors Guild, mi sindicato, no era legal que hubiesen hecho esta toma de mi vestido. ‘Vaya’, pensé. Bueno, ese fue mi primer pensamiento.

“Luego pensé un poco más. ¿Y si yo fuera el director? ¿Y si hubiera logrado esa toma? ¿Y si lo hubiera conseguido a propósito? ¿O por accidente? ¿Y si simplemente existiera? Eran muchas cosas en las cuales pensar. Sabía el tipo de película que estaba haciendo. ¡Por el amor de Dios, luché por ese papel, y todo ese tiempo, solo este director me defendió!”.

La revista Variety contactó al director Verhoeven para corrobar la historia, pero uno de sus representantes declinó hablar.

Una vez que había logrado el éxito, Stone pudo incluir en sus contratos la posiblidad de decidir quiénes serían sus coprotagonistas, pero sólo fue una cuestión en papel.

“A nadie le importaba. Escogían a quien ellos querían. Para mi consternación, a veces. En detrimento de la película, en otras”, expresa Stone en el libro.

En sus memorias, la actriz también menciona cómo ha cambiado la industria desde los años 80 y 90, pero que todavía hay mucho trabajo por hacer para lograr una equidad de género y, sobre todo, garantizar espacios seguros para las mujeres.

Staff I Agencia Reforma

Noticias relacionadas

Back to top button