fbpx
LaRedTicket

Piedrita mágica


En el tercer estante del librero de mi sala hay una piedrita que pasa fácilmente desapercibida. Es más o menos del tamaño de un pan de hamburguesa, la parte de arriba está hecha de tela gris y si no fuera por el cable blanco que la conecta a la luz, parecería un pisapapeles.

Pero basta decir “Hey Google” en voz alta para que cobre vida. En ese momento, tres puntitos de luz blanca aparecen en la parte de arriba, lo que significa que la bolita, mejor conocida como Google Home Mini, está alerta para escuchar comandos de voz, ayudarme con algunas tareas y entretenerme en momentos de ocio.

Desgraciadamente, por ahora, la bocina inteligente de Google no es bilingüe, así que toca practicar el inglés. Pero como no se va a burlar de mi pronunciación y la paciencia es una de sus virtudes, basta con sentirme valiente y pedirle una tarea sencilla, como que me cuente un chiste, para perder la vergüenza. Por las mañanas, mientras preparo el café, le digo: “Hey Google, tell me about my day”, y a los pocos segundos Google Assistant me indica el clima de mi ciudad, cuánto tiempo haré al trabajo (datos que configuré previamente con la app del asistente) y pone las noticias de NPR en inglés, pues por el momento no le parece natural buscarme fuentes en español.

Ni modo, al menos le puedo pedir que me lea artículos sobre un tema en específico (“Hey Google, tell me about the new Star Wars movie”) y, tras conectarla a Spotify o a Google Music logré que reprodujera el  nuevo episodio de mi podcast favorito o que pusiera música de los 80.

Incluso me ha dicho mi horóscopo, me contó el cuento original de la Bella y la Bestia, y cuando le dije: “Hey Google, ¿y si hacemos un muñeco de nieve? (Frozen me ha hecho mucho daño), me contestó en inglés: “Claro, el frío jamás me ha molestado”.

Admitiré que el potencial de Google Home está algo limitado en mis manos, ya que mi hogar no es exactamente un paraíso moderno.

Sin embargo, quienes ya tienen tecnología para hogares inteligentes, como los sistemas de iluminación WeMO de Belkin, las cámaras de seguridad de Nest o los focos multicolores de Lifx, podrán manipular su hogar con ayuda de Google Home Mini y pedirle que apague las luces, prenda la cafetera o cambie la iluminación a tonos morados.

 

 

¿Deberías comprarla?

Sí…y no. Ahí te va: La Google Home Mini es adorable y ha generado en mi casa necesidades que ni existían. Ahora le pregunto todos los días sobre mi día y estoy acostumbrada a pedirle que ponga música por mí. Ambas situaciones son simples comodidades que podría hacer yo, pero que prefiero pedirle a la bocina.

Es un dispositivo muy entretenido que definitivamente ofrece una experiencia nueva a los usuarios. Sin embargo, no es súper necesaria y si no tienes dispositivos inteligentes en tu casa, solo te servirá para informarte y pasar el rato, especialmente si tienes un iPhone o no cuentas con otros elementos del sistema Android como Google Chrome.

En fin, ya decidirás tú si la diversión es razón suficiente para gastar los mil 300 pesos que cuesta la bocinita en Mercado Libre y te lanzas a comprarla de una vez, o si te esperas a que llegue oficialmente a México en los próximos meses.

 

 

Precio: Mil 300 pesos, en Mercado Libre

Oficialmente aún no llega a México

 

 

Jimena Larrea I Agencia Reforma

Noticias relacionadas

Back to top button