fbpx
Ticket

Mamá aguerrida


Con el récord Guinness al triatlón más largo y la experiencia de haber corrido los siete ultramaratones más difíciles del planeta -en 7 países distintos en 7 meses- no queda duda de que Norma Bastidas Calderón es una mamá aguerrida.

Para ella, el deporte se convirtió en una terapia y una forma de superación personal, pues comenzó a correr hace 12 años, cuando su hijo mayor fue diagnosticado con una enfermedad visual degenerativa que puede devenir en ceguera.

“Me ayuda a manejar los obstáculos de una manera positiva. Los retos que hago simbolizan la lucha que representa sobrepasar una dificultad, porque es paso a paso que se llega a la meta”, comenta.

Quien inició practicando en las noches, para no afectar el cuidado de sus hijos, ahora entrena con ellos, quienes tienen 23 y 30 años.

“Es mediante mi actitud que mis hijos aprenden. Ser un ejemplo positivo es lo que me impulsa todos los días”.

Además, su práctica ha tenido tintes sociales y es que el triatlón de Cancún a Washington, que define como todo un reto físico y emocional fue parte de una campaña contra la trata de personas.

“Ser activista tratando de erradicar la violencia de género y ser madre son mis mayores motivaciones; le dediqué el triatlón a las víctimas y lo haría otra vez si es necesario para empoderarlas”, afirma.

Por otra parte, entre los retos que ha tenido que enfrentar está la crianza de sus hijos como madre soltera.

“Es una experiencia increíble, siempre quise ser madre y Dios me lo concedió, tuve que trabajar y criar a mis hijos, vivir en un país que no era el mío, sin familia y con mi hijo con discapacidad visual, pero no lo cambiaría nunca”.

De esta forma, para ella, una persona es tan fuerte como el mayor obstáculo que supera.

“Me gusta abrir las puertas a nuevas generaciones de mujeres que quieren cumplir estos sueños”.

Dalia Rangel I Agencia Reforma

También te puede interesar:

Se echan flores

Noticias relacionadas

Back to top button