fbpx
PopcornTicket

Los anillos de poder, la serie más cara, busca conquistar

Los derechos de las obras de JRR Tolkien, incluidos libros, películas y series, fueron adquiridos por la compañía de videojuegos Embracer.


Jamás una serie costó tanto. Pero los elfos, enanos, trolls, orcos, anillos regentes y una sombra en el Este están de vuelta.

El viaje a la Tierra Media que emprenderá Amazon Prime Video el 2 de septiembre, con la serie El Señor de los Anillos: Los anillos de poder, costó unos 665 millones de dólares.

Unos 300 millones para tener los derechos televisivos y el resto, para los ocho episodios de la primera temporada (58 millones cada uno).

Las expectativas y la presión están por las nubes. Se trata de volver a capturar la magia de las creaciones de J. R. R. Tolkien y provocar, 20 años después, un fenómeno como el que logró la trilogía El Señor de los Anillos de Peter Jackson (casi 3 mil millones de dólares en taquilla y 17 premios Óscar).

“Todo lo que importa es que, cuando las luces se apaguen y veas la serie, te sientas transportado a la Tierra Media. Estamos emocionados porque Amazon confió en nuestro show. Nosotros queríamos hacerlo bien”, dijo en entrevista Patrick McKay, uno de los showrunners junto con J.D. Payne

A su premier Latinoamericana, en el Colegio Vizcaínas en Cdmx, un edificio del siglo 18, acudieron creadores, pero también miembros del elenco. Platicaron con la prensa y atendieron a decenas de fans disfrazados y con
orejas puntiagudas.

“Mi papá me leía a mi los libros de Tolkien cuando era niña. Esto significa muchísimo para mí”, expresó Morfydd Clark, quien encarna a una joven Galadriel, la elfa que en las películas encarnó Cate Blanchett.

Joya de la corona de Amazon Prime Video en la llamada guerra del streaming, Los anillos de poder tiene férrea competencia en el terreno de la fantasía. Este domingo, HBO Max estrena La Casa del Dragón, inspirada en la obra del Tolkien estadunidense George R. R. Martin, y Netflix disfruta del éxito de Sandman, basada en las novelas de Neil Gaiman.

“Pero no hay rivalidad. Contar historias es lo que nos alimenta a todos. Queremos que les vaya bien y tengan éxito. Yo no puedo esperar a ver La Casa del Dragón”, dijo Payne.

Mario Abner Colina
Agencia Reforma

Noticias relacionadas

Back to top button