Llegada de duques desata la algarabía

La ultramediática llegada del príncipe Enrique y su esposa, Meghan, a la región de Vancouver tiene eufóricos a los monárquicos canadienses e inyecta esperanzas de mejorar las ventas entre comerciantes de esta urbe enclavada en la costa del Pacífico.

Raymond Greenwood, quien se declara monárquico convencido, no dudó en izar en su vivienda el estandarte real, la bandera personal de la reina Isabel II, para dar la bienvenida a la pareja principesca cuando se enteró de que iba a establecerse en la región.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR:

Aunque con carácter más bien simbólico, la reina Isabel es la jefa de Estado de Canadá, gobernado por una monarquía parlamentaria.

“Estoy muy, muy feliz”, dijo Greenwood, presidente de un club local y quien trabaja como voluntario en el sector del turismo.

“Quién no querría tener la oportunidad de encontrarse con Meghan paseando a sus perros en el vecindario”, agregó Greenwood, sugiriendo en broma que podría establecer una cabina para vender souvenirs alusivos a la corona.

Bruce Hallsor, quien dirige el capítulo local de la Liga Monárquica Internacional –una organización que promueve las bondades del sistema monárquico de gobierno–, aspira a reunirse con los duques de Sussex en cualquier evento social.

“Egoístamente, esperamos que incluso si el príncipe Enrique y Meghan reducen sus compromisos oficiales, al menos quedarán algunos para nosotros”, dijo a la AFP.

“Sería una ventaja para nosotros”, agregó, rechazando las críticas de quienes arremeten contra la pareja por haber renegado de sus obligaciones relacionadas con la corona.

En general los residentes de Vancouver, una ciudad de unos 600 mil habitantes, se han manifestado contentos con los nuevos vecinos al ser consultados por AFP.

Algunos esperan sacar réditos de la presencia de la pareja, que vive en una lujosa casa en el norte de Saanich, en las afueras de Victoria.

Las ventas de la bandera británica y otros emblemas reales han crecido, de acuerdo con Susan Braverman, la gerenta de una tienda de souvenirs en Vancouver que reconoce ser fan de Meghan desde que la estadunidense era actriz y trabajaba en la serie Suits, en Toronto.

Y, como otros nuevos vecinos de la pareja, ella no los juzga por su decisión de emanciparse. “Todos queremos ver a nuestros hijos crecer y hacerse independientes, ¿cierto? Están despegando”, dijo.

Sin embargo, queda por ver dónde se instalarán definitivamente Enrique, Meghan y su hijo, Archie.

 

AFP I Vancouver

 

Te puede interesar:

Realizan últimos actos de realeza

A partir del jueves, los duques de Sussex comenzarán el mes con una ronda final …

/** ADS Render - HOME**///970 TOP home patrocinado //widget home - primary widget area -
//widget home - primary widget area -
//ads block debajo de multimedia - HOME //ads block HOME debajo de ticket //ads widget - HOME 45917989_home_debajo_portada //ads - HOME - ultimo widget