fbpx
SonoroTicket

Desintoxica el corazón


Desilusiones amorosas acabaron por desencadenar muchas fiestas en la vida de Thalía, quien recuerda épocas en las que todo importaba menos y podía sanar su destrozado corazón bailando con amigos en discotecas como Bandasha, Magic Circus y La Cucaracha.

La artista es hoy una mujer plena y feliz en su matrimonio con el empresario Tommy Mottola, pero los últimos meses emprendió un viaje introspectivo que le destapó recuerdos de amor, desamor y la metamorfosis que ha vivido.

En lugar de guardarlos para sí, la intérprete de No Me Acuerdo optó por transformarlos en canciones para contar su historia, presente en todo su nuevo material, desAMORfosis, que estrena hoy.
“Este último año ha sido intenso, nos ha forzado a ver nuestro interior con otra lupa y perspectiva. Ahí fue cuando me di cuenta de que había unos desamores empolvados que había que sacar y limpiar ese espacio: ‘¿Como por qué están ahí?’, me preguntaba.

“También quise enaltecer otros que sirvieron de fundamento para agradecerles, para darles un lugar lindo y liberarlos. Eso es lo que te lleva a hacer una metamorfosis y apreciar el presente, lo que es tu vida hoy día”, contó la también actriz, en entrevista virtual.

La cantante no puede elegir un tema favorito, pues destaca que cada uno es parte fundamental del relato que quiso construir y que todos le ayudaron como liberación y desintoxicación del corazón.

“Todas las canciones tienen una historia personal y eso se me hace que marca la diferencia en toda mi discografía. La primera, Mojito, habla del primer contacto, cuando los ojos se encuentran, de la piel, las endorfinas, ¡todo! El cuerpo va solo.

“Después cambia a cuando se te cae la venda de los ojos, cuando te das cuenta de que no es para ti y te das a la fiesta, cuando regresas con esa persona… Cuenta todo el proceso del amor y desamor hasta entender que lo más importante es el amor propio”, explicó.

En el proceso, donde la acompañaron productores como Tainy, Édgar Barrera, Maffio y Trooko, la estrella de telenovelas en los 80 y 90 incluso sintió que cerraba ciclos y podía mirar su vida con agradecimiento, como con el tema “Barrio”.
“Al acabarla lloré de la emoción porque era como si Thalía la niña, la adolescente, la joven y la mujer cantaran sobre su amor por su País, por sus raíces, por su crecimiento, por en quién se ha convertido y por seguir adelante”, recordó.

Si bien el amor y el desamor serán temas muy notorios en las letras, cree que en su conjunto hablan de su evolución para transformarse en quien es hoy.

“He salido de ese capullo varias veces, han sido distintas circunstancias en periodos de mi vida, pero en los momentos donde estás roto y en pedazos es cuando Dios te pule, te da una fortaleza y te reestructura para ir llevándote a la persona maravillosa que puedes llegar a ser”, consideró la intérprete de No Me Enseñaste.
Entre las canciones, la protagonista de Quinceañera incluyó colaboraciones con Mau y Ricky (Ya Tú Me Conoces) y Banda MS (Tu Boca).

Su álbum se apoya en ritmos urbanos, que Thalía ha demostrado saber adaptar a su estilo, como Desde Esa Noche, con Maluma, pero destaca que hay destellos de Piel Morena, Amor a la Mexicana y Arrasando que también forman parte de su esencia.
“Todos estos años se ha acumulado el amor de mucha gente. Estoy agradecida con el público que creció conmigo y escuchó mis primeros discos, pero también con las nuevas generaciones que me han descubierto como youtuber, tiktokera, influencer e Instagram Fashion.

“Me encanta que ellos también están descubriendo que detrás de eso hay una cajita de Pandora que, cuando se abre, sale Thalía a decirles: ‘¡Hello, mira todo lo que hay acá!'”, dijo con una sonrisa.

Mauricio Angel
Agencia Reforma

Noticias relacionadas

Back to top button