fbpx
Bon AppétitSuplementos

Tentempié de festejo


Los blinis, muy similares a las crepas, son famosos en Rusia por servirse durante la Maslenitsa, fiesta realizada previo al inicio de Cuaresma en la religión ortodoxa de aquel país.

“Una vez al año hacemos esta fiesta en la que, por una semana, comemos crepas para después hacer una limpieza de 40 días en la que no comemos ni grasas, ni carnes, ni lácteos y después empieza Pascua.

“El último día de la Maslenitsa es un ‘Domingo de Perdón’, llamamos a nuestros amigos, parientes y pedimos perdón, comemos crepas y festejamos”, explica Elena Ignatieva, originaria de San Petersburgo y, desde hace cuatro años, se encuentra establecida en la ciudad.

Ignatieva, quien aprendió de cocina en su país natal, destaca que aunque los blinis son famosos durante esta celebración, también es común servirlos en el desayuno y existen diferentes variedades.

Los hay de levadura, sémola y dulces que se acompañan de mermelada y fruta; y salados, a los que agregan caviar rojo, negro o salmón.

Una de las bebidas más comunes entre rusos es el té, por ello no es de extrañarse que la mayoría de los hogares rusos tengan como utensilio indispensable una tetera.

Té negro, de limón o las famosas compotas, que resultan de hervir por diez minutos manzanas, ciruelas y fresas, se convierten en los complementos ideales al comer un par de blinis.

Durante su preparación, Ignatieva recomienda dejar fuera la licuadora y mezclar los ingredientes con globo, recurrir a una leche de calidad y no usar azúcar de más, pues la mezcla saldrá seca.

Además de hacer blinis una vez por semana, Elena prepara otras recetas de su país como la sopa borsch y albóndigas rusas.

 

Blinis

8 PORCIONES 30 MINUTOS SENCILLO

200 gramos de harina tamizada + 1 pizca de sal + 11/2 cucharadas de azúcar (no más porque se seca la masa) + 2 huevos + 400 mililitros de leche + 150 mililitros de agua + 2 cucharas de aceite vegetal + 50 gramos de mantequilla

 

PASO 1

En un tazón, mezclar harina, sal, azúcar y huevos con un globo batidor. Poco a poco, vaciar sólo la mitad de la leche mezclada con agua y batir hasta deshacer la mayor parte de los grumos.

 

PASO 2

Agregar el resto de leche con agua, continuar batiendo hasta que los grumos se deshagan completamente. Debe quedar una consistencia similar a la del yogur. Al final, añadir aceite, mezclar y dejar reposar en el refrigerador durante 30 minutos.

 

PASO 3

Precalentar una sartén extendida, debe quedar muy caliente. Untar mantequilla sobre la sartén y ahí extender una porción de la mezcla con el fin de obtener una crepa delgada; voltear, sacar y poner sobre un platón. Repetir el proceso hasta que se termine la preparación.

 

PASO 4

Una vez listas, a cada blini untar un poco de mantequilla para hidratarlas. Servir, untar mermelada, doblar por la mitad, extender más mermelada (si se prefiere) y añadir rodajas de plátano. Dar un doblez más para que tome forma de triángulo. Acompañar con té de limón.

 

 

Receta: Elena Ignatieva, originaria de San Petersburgo.

 

 

María Minero I Agencia Reforma

 

Noticias relacionadas

Back to top button