fbpx
Bon AppétitSuplementos

Te traemos sencillas recomendaciones para tus cenas Navideñas


Oscar Wilde solía decir que las reglas de etiqueta son las mismas que las del sentido común. Sin embargo, algunas veces estas normas se pasan por alto, generando incomodidad.

Para que esto no suceda durante los brindis y celebraciones decembrinas, la consultora de imagen Mireya Marroquín comparte sencillas recomendaciones que te harán quedar muy bien como invitado o anfitrión.

Anfitrión de gala

Abrir las puertas de tu casa para acoger la cena navideña es un gran gesto, pero también una gran responsabilidad. El secreto del éxito es poner atención al detalle.

“Naturalmente, si el motivo de la cena es Navidad, debe haber decoración navideña. Debes contemplar comida y bebida para todos los invitados: toma en cuenta lo que cada quien come o no, para que todos puedan disfrutar, si no de todo, sí de algo.

“Otra cosa para ser buen anfitrión es saber cómo vas a sentar a tus invitados para propiciar una buena dinámica en las conversaciones; si hay personas que sabes que no se caen bien y tienes que invitarlas, siéntalas lo más lejos posible”, sugiere la consultora.

Para la experta, lo ideal es tener un programa: desde cómo recibirás a tus invitados hasta el orden en que se servirán los platos, todo suma a que la experiencia sea verdaderamente inolvidable.

“La vajilla a utilizar, con amigos o familia, es la que tenemos y depende de qué tipo de mesa vamos a poner; si es mexicana, barro o cerámica se ven muy bien; ya si queremos algo más elegante hay vajillas de porcelana. Lo que nunca hay que hacer es usar platos desechables”, apunta.

Si quieres maximizar la elegancia en la mesa, Marroquín aconseja mantener congruencia, eligiendo utensilios, como salseras o platones, del mismo material que la vajilla empleada en el servicio.

Un buen invitado

Las cenas de fin de año son una gran oportunidad para causar una buena impresión en un entorno familiar y una oportunidad entrañable de agradecer las atenciones dispensadas por el anfitrión.

No llevar a personas que no han sido invitadas, llegar puntualmente y vestir con formalidad, son claves para triunfar desde el primer minuto.

“No debes confirmar o cancelar a la mera hora, a menos que sea un contratiempo importante. Si es una cena formal, no llegues mal vestido, porque vas a desentonar y los anfitriones se esmeran mucho para recibir gente en su casa.

“Otra cosa que no debe hacerse es no comer nada o decir que la comida está fea. Tampoco debes tomar el papel del anfitrión, disponer qué se sirve primero o cómo”, señala Marroquín.

Aunque se trata de un gesto bien intencionado, llevar un plato a un evento donde el menú será dispuesto por quien realiza la invitación puede ocasionar molestias, como buscar dónde servirlo y tener que calentarlo.

“Es mejor llevar algo neutral: un postre, unas galletas, un dulce o incluso algo que el anfitrión no tenga que ofrecer durante la cena. Si no llevas nada, manda al otro día un arreglo de flores o una tarjeta de agradecimiento”, recomienda.

Ante la mesa, la moderación es clave para dejar una impresión grata. No querrás sentirte mal a media celebración, ser el borracho imprudente de la fiesta o el glotón que acabó con las botanas.

 

Reglas de oro

Normas básicas de etiqueta para brillar:

+ Invita con tiempo

+ Define claramente hora, lugar y tipo de cena

+ Toma en cuenta las necesidades de tus invitados

+ Calcula adecuadamente la comida y bebidas a servir

+ Considera el espacio en función de la gente que invitarás

 

José Arrieta I Agencia Reforma

 

También te puede interesar:

Esquites y tamales, los mejores aliados decembrinos

Noticias relacionadas

Back to top button