fbpx
Bon AppétitSuplementos

Solidez tras la barra


Con dos títulos, uno en enfermería y otro en arte, Olivia Ramírez encontró su verdadera afición detrás de la barra, donde lleva especializándose por casi dos años.

“Cuando estudié arte encontré una galería donde trabajar, me la pasaba sentada picando una computadora, contestando correos y teléfono, me aburría mucho; antes de eso, ya había trabajado en una barra y extrañaba esa parte de estar fuerte, de estar corriendo, de resolver, me gustaba más.

“También el estar en contacto con estos materiales tan dóciles que son las frutas, los destilados y la historia a través del alcohol es súper fascinante; después de extrañarla tanto mejor me fui a desarrollarme en la barra”, comparte Ramírez, que brindó la charla y degustación Mixología Cacaotera, en el Festival Vivo Cacao.

La bartender, quien forma parte del equipo del bar de cocteles Guilty, resalta que sus bases en arte le han ayudado a complementar su trabajo en mixología.

Sus creaciones siempre trata de abordarlas desde el arte, hace una conceptualización previa, los nombres que eligen generalmente están relacionados con el proceso o los materiales que usa, y en la parte visual incluye referencias de Los Simpson y cosas que llaman su atención.

Ramírez es una mixóloga que se encarga de deshilvanar cada detalle de un ingrediente para sacarle el mejor provecho. Rara vez usa componentes procesados.

Por ejemplo, lleva más de un año explorando las cualidades del cacao, fruto que encuentra complejo pero capaz de realzar un coctel, otorgándole aromas y texturas muy peculiares.

“Sí tienes que romperte la cabeza un poquito para usar cacao en coctelería, porque no es sólo chocolate, es algo mucho más amplio. En un coctel tienes que decidir si el corazón es el alcohol o es la fruta y, por lo general, cuando trabajas con cacao es el corazón”, destaca.

De acuerdo con la mixóloga, los destilados mexicanos como sotol, mezcales artesanales y raicilla son los que mejor le van al cacao por sus notas chocolatosas, ahumadas y, en ocasiones, lechosas.

“Sí es un fruto complejo, pero todos deberíamos darle una oportunidad, porque la complejidad te da riqueza. La hostilidad de ciertos materiales te hace como meterte más apasionadamente en ellos y desentrañarlos”.

 

 

Monje italiano perdido en Oaxaca

Ingredientes

+ 1 onza de pozol

+ 1 ½  onzas de sotol

+ 1 onza de jugo de piña

+ ½ onza de leche

+ 1 twist de naranja

 

Preparación:

Llevar todos los ingredientes a un shaker con hielo, mezclar y servir en una copa. Al final añadir el twist de naranja.

 

 

María Minero I Agencia Reforma

Noticias relacionadas

Back to top button