fbpx
Bon AppétitSuplementos

Aprende a preparar los corazones culinarios y sorprende a tu pareja


Más allá de los chocolates, bombones y galletas que retoman esta silueta, los corazones de ciertos alimentos ofrecen sabores y texturas delicadas a platos que seducen verdaderamente.

“Los corazones culinarios son las partes más tiernas del producto, su alma. Comúnmente ubicadas al centro de diferentes vegetales, frutos, flores o carnes se guardan bajo las capas superficiales.

“Palmitos, corazones de alcachofa o lechuga se caracterizan por tener una textura suave, sumamente frágil y un sabor delicado. Digamos que, aunque su sabor no es más intenso que el de la parte exterior del producto, su gusto sí es más franco”, detalla Lula Martín del Campo, chef del restaurante Cascabel.

Apreciados en diferentes cocinas del mundo, los corazones de alimentos como alcachofa, palma, lechuga, filete o nuez, tienen gran valor culinario debido a que, para llegar hasta ellos es necesario sacrificar prácticamente el producto entero y remover un sinfín de capas externas.

“A diferencia de su flor o pencas, cuando se retira el corazón del maguey la planta muere, algo que nos brinda una imagen concreta del valor que pueden llegar a tener dichas piezas”, revela.

Además de dar un tono romántico a la cocina, los corazones brindan a platillos salados y dulces virtudes sensoriales, entre las que se cuentan principalmente terneza y honestidad en el sabor.

 

Resultado de imagen para Ojo de pancha enamorada

Ojo de pancha enamorada

4 piezas / 45 minutos / Sencillo

Ingredientes

+ 200 gramos de harina

+ 1 cucharadita de sal

+ 1 barra de mantequilla, en cubitos

+ 1 huevo ligeramente batido

+ 4 cucharadas de corazones de nuez picados

+ 2 cucharaditas de agua

+ Jalea de fresa

+ Huevo para barnizar

+Azúcar glass

Preparación:

Formar una fuente con harina y sal. Agregar la mantequilla incorporándola con los dedos hasta obtener una mezcla parecida al pan molido. Formar una fuente y agregar huevo, nuez y agua. Integrar sin amasar demasiado. Cubrir y reposar en refrigeración por 1/2 hora. Extender la pasta sobre una superficie enharinada y cortar ocho corazones con un molde. Recortar el centro de cuatro corazones de pasta con la ayuda de un molde pequeño. Colocar sobre una charola enharinada y hornear a 180 °C por 15 minutos o hasta dorar ligeramente. Enfriar. Añadir un espejo de jalea sobre los cuatro corazones enteros y espolvorear con glass las piezas restantes. Cubrir los corazones enteros con las piezas espolvoreadas.

Teresa Rodríguez I Agencia Reforma

También te puede interesar:

https://criteriohidalgo.com/suplementos/bon-appetit/enamora-con-su-espuma

Noticias relacionadas

Back to top button