Sesenta y nueve años del reconocimiento del voto femenino
 
Hace (17) meses
 · 
Guillermo Corrales
Compartir:

Y pensar que hace muy pocas generaciones, en México las mujeres no votaban.

Esta semana se cumplieron 69 años de la publicación en el entonces Diario Oficial, de la reforma constitucional que reconocía el derecho de las mujeres a votar, era el sábado 17 de octubre de 1953.

Adolfo Ruiz Cortines, el entonces presidente de la República, cumplía con su promesa de campaña, y digo que la cumplía él, porque eran los tiempos del partido hegemónico en donde gozaba de la absoluta mayoría en el Congreso de la Unión que le daba el poder para aprobar todo tipo de reformas.

Parecieran tiempos lejanos, pero varios de nosotros, hoy ciudadanos o ciudadanas acostumbrados al ejercicio de nuestros derechos político electorales tuvimos y tenemos madres, abuelas o bisabuelas que pudieron afirmar que en sus juventudes no podían votar, por el solo hecho de ser mujeres.

Esta restricción se dio en primer término como fruto de una sociedad mexicana, profundamente machista —mucho más que ahora— y también por una temible interpretación estrictamente gramatical que el maestro Alejandro Avante incluso refirió el mismo lunes, al señalar que el texto constitucional no las excluyó expresamente de su derecho a la ciudadanía señalado en el artículo 34; esto si analizamos que todo el texto constitucional, desde 1917 y hasta la fecha, salvo las últimas reformas, no está redactado con un lenguaje incluyente.

Es decir, en aquellos tiempos, cuando las mujeres a quienes hoy se les debe tanto iniciaron la lucha por sus derechos civiles, lo tuvieron que hacer por una interpretación gramatical de carácter machista que, como ya lo mencioné, se basaba en que el artículo 34, este artículo refería solo a ciudadanos y no a ciudadanas, menudo chiste. Aquí una de las principales razones por la que el asunto del lenguaje incluyente no es una ocurrencia o una moda, este uso del lenguaje debe estar por encima de las reglas gramaticales para generar condiciones de igualdad y no discriminación entre todas las personas. Lo que no se dice, muchas veces no se ve.

Hoy, los retos a los que se enfrentan las mujeres incluso son más peligrosos que los de las heroínas del siglo XX, hoy la violencia política contra las mujeres en razón de género es un lastre que mancha de vergüenza la vida pública y que debe ser atendida y atacada de manera transversal para poder erradicarla. El reconocimiento de los derechos político-electorales de las mujeres hace 69 años no nos volvió una sociedad menos machista, ese logro es de ellas, porque con mucha lástima debemos aceptar, para poder iniciar el combate, que seguimos siendo una sociedad aún violenta y poco tolerante.

Vivimos sin duda tiempos muy complejos en la vida pública del país y mientras una mujer en México sienta miedo de participar en política a través de cualquier actividad, no tendremos nada sustancioso que heredarle a las siguientes generaciones.

Compartir:
Etiquetas:
Relacionados
title
Hace 21 minutos
title
Hace 1 hora
Se dice
/seDiceGift.png
Especiales Criterio
/transformacion.jpeg
Suscribete
/suscribete.jpg

© Copyright 2023, Derechos reservados | Grupo Criterio | Política de privacidad