El consenso es democracia
 
Hace (12) meses
 · 
Guillermo Corrales
Compartir:

México ha ido construyendo, desde hace poco más de 30 años, una de las democracias latinoamericanas más estables, basada en un riguroso sistema electoral que integra procedimientos sumamente normados y vigilados, lo cual ha permitido considerar a la alternancia política como un elemento común en nuestra vida electoral.

A diferencia de muchos países de nuestro hemisferio que sufrieron, en la segunda mitad del siglo XX e incluso algunos en los albores del XXI, golpes de Estado e inestabilidades políticas graves y con claros signos de violencia social, México no fue el caso; sin embargo, esto no fue producto de un sistema político abierto o plural, sino de la hegemonía de un partido único u oficial.

Por eso es tan importante no olvidar que son las últimas tres décadas en donde se ha consolidado nuestra joven democracia, gracias a un sistema de pesos y contrapesos constitucionales que han permitido contar con un árbitro independiente, imparcial y, sobre todo, profesional.

Este contexto es para resaltar, en este Espacio Abierto, la importancia de los consensos en la vida pública y política de nuestro país y para ello no debemos dejar de lado a nuestra gran maestra: la Historia. Así podremos entender que los grandes cambios y pactos de los últimos tiempos a nivel constitucional, legal y político en nuestro país, que han significado procesos electorales profesionales, alternancias y transmisiones pacíficas del poder, han sido producto del consenso político y la tolerancia ideológica. La crispación de la vida política que hoy vive nuestro país es un riesgo latente para la democracia.

No permitamos que las diferencias de pensamiento ideológico político nos aparten de los principios democráticos a partir de los cuales debemos vivir como sociedad; no permitamos que la crispación de la vida pública permee en nuestro desempeño en el servicio público; no permitamos pues, que todo lo que nos ha costado tanto construir, como es nuestro sistema electoral constitucional, se pierda o debilite por consideraciones de carácter meramente político.

El consenso es la herramienta principal para llegar a un acuerdo, con independencia de quién sea mayoría y quién sea minoría. La representación política debe suponer una de las responsabilidades más grandes en el servicio público. La soberanía de nuestra patria debe residir en el modelo de representación popular y no de representación exclusivamente política.

La imposición sin consenso es la derrota de todos. Por eso, cada que, en una discusión o un debate de ideas, impere el consenso para llegar a fines o acuerdos comunes para solucionar conflictos, dentro del marco constitucional, habrá ganado la democracia, habrá ganado el país y habrá ganado nuestro futuro.

Compartir:
Etiquetas:
Relacionados
title
Hace 4 horas
title
Hace 5 horas
title
Hace 5 horas
title
Hace 5 horas
Se dice
/seDiceGift.png
Especiales Criterio
/transformacion.jpeg
Suscribete
/suscribete.jpg
Más popular
Política actual impide el desarrollo: Marivel Solís
Por Gerardo Ávila . 24 de mayo de 2016
Por Gerardo Ávila . 9 de agosto de 2017
Por Federico Escamilla . 12 de febrero de 2018
Por Gerardo Ávila . 30 de noviembre de 2015

© Copyright 2023, Derechos reservados | Grupo Criterio | Política de privacidad