Cuidar a los niños y niñas en situación de violencia debería ser una prioridad de cualquier gobierno…

Imagen: Jorge Avila
 
Hace (12) meses
 · 
Imagen: Cuidar a los niños y niñas en situación de violencia debería ser una prioridad de cualquier gobierno…
Compartir:

El director del penal me dejó en la puerta del reclusorio; no tenía permiso él para entrar. Quienes daban los permisos eran los propios internos.

Al entrar, dentro de una celda, había un bebé sentado comiendo pastel de chocolate y una Coca Cola; no le calculé más de 8 o 9 meses. El dormitorio y la celda especialmente tenían un olor impregnante de mariguana. Sentí cómo me mareé de entrar al pequeño espacio donde la mamá del menor hacia la limpieza.

-“¿Cuántos meses tiene tu bebé?”, pregunté con el fin de hacer conversación.

-“¡Tiene dos años!”, me contestó molesta.

El bebé no podía sentarse solito y necesitaba del apoyo de una almohada especial que lo contuviera. Claramente las drogas y la reclusión ya habían generado consecuencias severas en el desarrollo de este niño.
A los pocos meses de este suceso en el ya extinto penal del Topo Chico, en Nuevo León, surgió el motín más sangriento, hasta ese momento, de la historia de Latinoamérica. Duró más de 18 horas para poderlo contener y dentro habían más de 72 menores que no se pudieron evacuar a tiempo. Ellos y ellas atestiguaron la violencia de los decapitados, mutilados y asesinados en primera fila. Cuando la Policía logró contener el motín, fue aventando gas lacrimógeno que lastimó la piel de los bebés.

En México tenemos más de 300 reclusorios operando. Más de 200 mil personas privadas de la libertad y calificaciones de gobernabilidad prácticamente reprobadas por parte de la CNDH en más de 70% de los penales del país. Un estudio hecho por la organización Reinserta sobre maternidad y paternidad en reclusión (2019), determina que hay alrededor de 500 mil menores de edad que visitan o viven en las cárceles con sus papás y mamás.

La semana pasada, el secretario de Seguridad Pública del Estado de México, Rodrigo Martínez-Celis, junto con la fundación Reinserta, inauguró el primer espacio a nivel nacional para niños y niñas que visitan a sus papás en reclusión. Dentro del penal de Chiconautla en Ecatepec, lo que una vez fue un basurero, hoy tiene el único espacio que protege a los menores de ser víctimas de la violencia de un reclusorio. Dicho espacio tiene áreas lúdicas para mejorar el vínculo afectivo paterno infantil y tiene una entrada y salida diferente a la general para que, en caso de una emergencia, podamos evacuar primero a los menores y salvaguardar su vida.

Un espacio así parecería una obviedad. Cuidar a los niños en situación de violencia debería ser una prioridad de cualquier gobierno. Gracias, Estado de México, por poner la primera piedra.

Esperemos que sirva como inspiración para que otros estados entiendan la importancia y no volvamos a tener niños y niñas en situaciones de riesgo por culpa del gobierno.

Compartir:
Relacionados
Imagen: Alcaldes y sus herencias malditas
Hace 12 horas
Imagen: Crónica gráfica de las calles de Pachuca: Calle de Iturbide
Hace 1 días
Imagen: Raramir
Hace 5 días
Se dice
/seDiceGift.png
Especiales Criterio
/transformacion.jpeg
Suscribete
/suscribete.jpg
Más popular
Política actual impide el desarrollo: Marivel Solís
Por Gerardo Ávila . 24 de mayo de 2016
Por Gerardo Ávila . 9 de agosto de 2017
Por Federico Escamilla . 12 de febrero de 2018
Por Gerardo Ávila . 30 de noviembre de 2015

© Copyright 2023, Derechos reservados | Grupo Criterio | Política de privacidad