A la memoria de Arminda Frías
 
Hace (17) meses
 · 
Guillermo Corrales
Compartir:

En el tránsito de la vida, son pocas las personas que nos forman. Especialmente cuando esa formación es desinteresada, cuando es legítima y consecuencia de una serie de convicciones personales únicas.

Son pocas las personas que, de manera ininterrumpida, se desarrollan en el servicio público con una ética y profesionalismo impecable, en cualquier variedad de circunstancias. Son pocas las personas que a la adversidad la convierten en maestra, son pocas las personas como Arminda Frías.

La maestra Arminda Frías falleció el pasado miércoles 26 de octubre; la memoria de su vida hoy representa una guía de conducción hacia la calidad humana y la honorabilidad. Su carrera jurisdiccional además de impecable, fue reconocida por el Congreso del Estado el pasado mes de septiembre, cuando la Legislatura actual la nombró de manera unánime como Magistrada del Tribunal Superior de Justicia del Poder Judicial del Estado de Hidalgo; institución a la que a lo largo de tres décadas, entregó toda su capacidad en lo que ella siempre definió como una obligación social: la ética de las personas juzgadoras.

Mini, como con cariño la conocimos, también tuvo la oportunidad de entregar toda su convicción social y de asistencia en la entonces Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia del DIF estatal; ahí, quienes le acompañamos, le aprendimos que las personas usuarias de los servicios públicos no son números ni estadísticas, son personas con historias en desventaja: “no vienen por gusto, sino para resolver un problema”, nos recordaba la entonces procuradora cada vez que atendíamos a una persona. Su ejemplo siempre arrasó.

Antes de culminar su carrera profesional en su amado Tribunal Superior de Justicia, fue Consejera Electoral del Instituto Estatal Electoral de Hidalgo (IEEH); su paso por el IEEH coadyuvó a fortalecer la lucha de las mujeres por el reconocimiento pleno de sus derechos político-electorales; uno de sus legados sigue siendo el Premio 17 de Octubre, espacio creado para que las voces de las mujeres hidalguenses, a la fecha, sigan siendo escuchadas.

Hidalgo perdió, con su partida, a una servidora pública de primera quienes la conocimos y fuimos parte de su vida, ganamos el tesoro de su legado. Su memoria y amor por la vida estará siempre presente en nosotros, en nuestras vidas y nuestro andar por el servicio público.

A su muy querida familia, mi acompañamiento y afecto en estos momentos tan complejos.

Arminda Frías descansa en paz, porque en paz vivió.

Compartir:
Etiquetas:
Relacionados
title
Hace 1 hora
title
Hace 1 hora
Se dice
/seDiceGift.png
Especiales Criterio
/transformacion.jpeg
Suscribete
/suscribete.jpg
Más popular
Política actual impide el desarrollo: Marivel Solís
Por Gerardo Ávila . 24 de mayo de 2016
Por Gerardo Ávila . 9 de agosto de 2017
Por Federico Escamilla . 12 de febrero de 2018
Por Gerardo Ávila . 30 de noviembre de 2015

© Copyright 2023, Derechos reservados | Grupo Criterio | Política de privacidad