fbpx
RegionesTula

Reclaman atención a Tlaxcoapan por el 18E


El alcalde de Tlaxcoapan, Jaime Pérez Suárez sostuvo que aunque históricamente se asumió que la explosión del oleoducto de Pemex Tuxpan–Tula, ocurrida el 18 de enero de 2019, en la que perdieron la vida 137 personas, ocurrió en Tlahuelilpan, en realidad se suscitó en su demarcación, por lo cual demandó que el gobierno de la República voltee los ojos hacia Tlaxcoapan a fin de sacar al pueblo del rezago en que se encuentra.

En entrevista con Criterio, el edil enfatizó que, hace dos años, todo mundo volteó hacia Tlahuelilpan y por tanto, se les dieron todos los beneficios a ellos, pese a que territorialmente, el polígono de la explosión —la zona cero— está completamente en jurisdicción tlaxcoapense.

El sitio de la deflagración es conocido como el paraje Las Viborillas, del ejido de Teltipán, municipio de Tlaxcoapan, precisó.

Reiteró que ya es tiempo de que la gestión federal “mueva la vista” hacia su municipio, pues este tiene muchas necesidades, entre ellas, la de un nuevo cementerio, puesto que en los existentes, tanto en la cabecera municipal como en las cuatro comunidades que integran la localidad, ya no hay espacio para inhumar a persona alguna.

El mandatario sostuvo que esta crisis se ha recrudecido con la creciente mortalidad causada por el Covid–19, puesto que a diario se sabe de dos o tres personas que mueren diariamente en el municipio a consecuencia de la enfermedad, aunque no proporcionó un dato duro que avalaran sus dichos.

En el marco del primer aniversario del estallido, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, a través de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), se comprometió a donar dos terrenos para camposantos en Tlaxcoapan, lo cual no ha sido cumplido.

 

Miguel Ángel Martínez

Tlaxcoapan

 

Noticias relacionadas

Back to top button